Cada huerta tiene un nombre y al visitarla se siente el espíritu de su cuidador; hay que conocer la huerta del profe Julio para sentir ese bello propósito pedagógico.

5 visitas
0