• Ofelia Pinto, la guardiana de la huerta del Jardín Botánico de Bogotá, revela algunas de las principales propiedades de las plantas medicinales y aromáticas que engalanan las huertas de Bogotá.
  • Controlar la tos, poner fin al insomnio, aliviar los dolores de garganta y estómago, cicatrizar heridas, bajar la fiebre e hidratar la piel, están entre algunos de los poderes de estas coberturas vegetales.
  • #BogotáEsMiHuerta te invita a conocer 25 especies que se pueden sembrar con facilidad en antejardines, terrazas, materas, canastas, envases plásticos y cajones de madera.

Las plantas medicinales y aromáticas son parte de la historia de Colombia. Desde épocas remotas, los indígenas las han utilizado como materia prima para la elaboración de las medicinas ancestrales que sanan el alma y el cuerpo.

En los sitios donde la medicina occidental brilla por su ausencia, estas plantas se encargan de curar las dolencias y quebrantos de salud. Los campesinos, por ejemplo, preparan infusiones que tienen más efectividad que el tradicional acetaminofén.

Los amantes de la salsa conocen los poderes de algunas de estas plantas gracias a El yerberito moderno, un pregón cubano inmortalizado en la voz de Celia Cruz que narra la historia de una vendedora que ofrece plantas con poderes milagrosos.

“Traigo hierba santa para la garganta, keisimón para la hinchazón, ruda para el que estornuda, albahaca para la gente flaca y vetiver para el que no ve”, cantaba por todo el mundo la Guarachera de Cuba.

En Colombia existen por lo menos 6.000 plantas con algún tipo de característica medicinal. Así lo revela el Instituto Humboldt en su publicación Caracterización del mercado colombiano de plantas medicinales y aromáticas.

Sin embargo, estos tesoros medicinales y aromáticos no son exclusivos de las zonas rurales. Tienen un rol protagónico en las huertas caseras y comunitarias de las grandes urbes como Bogotá.

Ofelia Pinto, una campesina que se encarga de mantener impecable la huerta urbana del Jardín Botánico de Bogotá (JBB), revela algunos de los poderes de 25 plantas medicinales y aromáticas que hacen presencia en las huertas de la capital.

“En la huerta del JBB utilizamos varias de estas plantas como barreras o control natural de las plagas. Por sus olores y sustancias atraen a los insectos, lo que evita que lleguen a afectar hortalizas y frutales”, asegura Ofelia.

La guardiana de la madre de todas las huertas urbanas de la ciudad asegura que muchas de las plantas medicinales pueden tener reacciones adversas. Por eso, antes de consumirlas, recomienda consultar a los expertos o profesionales.

“Los invito a conocer algunos datos de las plantas medicinales y aromáticas, información que los puede motivar a montar su propio yerberito en casa y así subirse al bus de la agricultura urbana”, apuntó Ofelia.

Este listado fue complementado con información del Catálogo de plantas utilizadas en agricultura urbana en Bogotá, un trabajo de grado realizado por Jesica Paola Guerra en el Jardín Botánico.

1. Lavanda

Es nativa de Europa y puede superar el metro de altura. Se caracteriza por el color morado de su flor y es utilizada para tratar el insomnio, dolor de garganta, cicatrizar heridas y gripas.

“En el campo la utilizan mucho para combatir las gripas. Con toda la planta se pueden hacer líquidos para lavar los pisos y los deja con un aroma delicioso. La confunden con el romero o salvia, pero se puede diferenciar por la forma de la flor”, dice Ofelia.

En la huerta del JBB es usada como barrera, ya que por su olor atrae a los insectos y evita que lleguen a los otros cultivos. “Ayuda a atraer muchos polinizadores, por eso en cada era o surco de la huerta vamos a tener una lavanda”, complementó la experta.

2. Salvia

Mide hasta tres metros de altura y no soporta las bajas temperaturas. Es una planta con usos medicinales y condimentarios que, además de ser diurética y antiséptica, facilita la digestión, activa las funciones circulatorias y sirve para sazonar las carnes por su sabor picante.

“La confunden con la lavanda, pero su flor y aroma es diferente. En el campo la utilizan para la congestión nasal y las gripas. En las huertas sirve de barrera y también trae a los polinizadores”, indica Ofelia.

3. Milenrama

Sirve para tratar las gripas, fiebre y gastritis. Ayuda a cicatrizar y es antihemorroidal. Alcanza los 80 centímetros de alto, se puede propagar por semillas y resiste las heladas. “Dicen que es milagrosa para los cólicos”, apunta Ofelia.

Según la encargada de la huerta del JBB, la milenrama es utilizada para preparar bioles o preparados naturales, nutrientes especiales suministrados a las plantas que reemplazan los químicos.

“En la huerta hacemos bioles con milenrama, ruda, estiércol, cáscaras de huevo y plátano, melaza que sale de panela y leche, un preparativo muy bueno para las plantas”.

4. Ruibarbo

Planta que llega a los dos metros de altura. Sirve para preparar dulces y mermeladas, se usa como laxante y ayuda a curar los problemas urinarios. Sin embargo, sus hojas son altamente tóxicas.

“Los expertos afirman que el tallo sirve para hacer mermeladas, pero sus hojas no pueden consumirse por ser tóxicas. Algunos dicen que ayuda a bajar el azúcar, pero siempre se recomienda hablar con un médico antes de consumirla”, precisa Ofelia.

5. Altamisa

Alcanza a medir 70 centímetros de alto y sirve para controlar la fiebre, tratar los dolores reumáticos, de estómago, cabeza, cólicos, calambres y desmayos. También se utiliza para condimentar carnes.

“En las zonas rurales hacen baños con esta planta para bajar la fiebre. La gente del campo dice que aleja las pulgas, por lo cual ponen sus hojas debajo de los colchones”, comenta Ofelia.

Ayuda a que las plagas no afecten las hortalizas y frutales de las huertas. “Como es amarga, atrae a los bichos como la mosca blanca. Es una planta bendita para hacer barreras naturales y preparar bioles”.

6. Yerbabuena (blanca y negra)

La yerbabuena blanca, de 50 centímetros de altura, es la base de varias aguas aromáticas y en es utilizada en la industria de la perfumería y cosméticos. Es una planta antiséptica que alivia cólicos, diarreas y dolores de estómago y muelas.

La negra, que tiene el mismo tamaño, es un estimulante digestivo, diurético y analgésico que sirve para la tos y fiebre. En aceite puede relajar la piel y en la cocina es utilizada para aumentar el sabor de los alimentos.

“Sumado a esto, es otra de las plantas medicinales o aromáticas que nos ayudan a hacer control en las huertas. Atrae a los insectos, lo que no deja que lleguen a los demás cultivos”, dice Ofelia.

7. Ajenjo

Planta medicinal antiséptica y antidiarreica. Estimula el apetito, alivia los cólicos menstruales y ayuda a combatir el resfriado y la debilidad del cuerpo. Sin embargo, su consumo es de cuidado porque puede causar abortos en las mujeres.

“Por ser amarga, atrae a los insectos y sirve de barrera en las huertas. No se recomienda consumirla sin antes hablar con un médico o experto”, aclara Ofelia.

8. Poleo (arbustivo y rastrero)

Ayuda a disminuir la digestión pesada y los retorcijones y regula la menstruación al estimular los músculos uterinos. Según Ofelia, el arbustivo también sirve para aliviar las gripas.

“Es una de las plantas más conocidas en el campo y las plazas de mercado porque su hoja es la que le da el sabor a la morcilla, en especial la del rastrero; es muy fácil de sembrar, incluso en materas y envases plásticos”.

9. Ruda

Sus hojas, tallos y flores son antisépticos y antiparasitarios. Se usa para tratar el reumatismo, calambres y golpes, además de aliviar cólicos menstruales, molestias digestivas y dolores de cabeza.

Sin embargo, esta planta de 60 centímetros de altura y que se propaga por semilla o esqueje, es de mucho cuidado. En altas dosis puede ser tóxica, provocar abortos y causar lesiones en la piel al tener contacto directo.

“En el campo la llamamos la planta de la mujer. Cuando la matriz queda débil después del parto, la gente pica ruda y la mezcla con huevos tibios para fortalecerla. Pero es mejor consultar a los expertos antes de consumirla”, anota Ofelia.

10. Falso boldo

Árbol de tamaño mediano. La infusión de sus hojas puede ayudar a estimular las funciones digestivas y tratar la gastritis, cálculos y dolor de cabeza.

Los expertos recomiendan consultar antes de consumirla porque puede tener un grado de toxicidad y causar daños de estómago.

“En el campo mastican su hoja para bajar los niveles de azúcar. Es otra de las plantas que atrae a las abejas y otros insectos, por lo cual nos sirve de barrera”, afirma Ofelia.

11. Incienso

Pocos saben que las barras de incienso tienen como protagonista a una planta herbácea que alcanza los 60 centímetros de altura.

Es usada en la aromaterapia por tener propiedades que relajan y alivian el cuerpo. “El olor de las hojas es delicioso. En la religión católica hacen sahumerios con el incienso y palo santo para purificar; en las huertas nos sirve para atraer a los insectos, es decir como barrera”, dice Ofelia.

12. Borraja

Planta medicinal de un metro de altura que se propaga por semillas. Sirve para las enfermedades respiratorias, calmar los nervios, desinflamar las vías urinarias y preparar ensaladas con sus hojas.

“Es bendita para la gripa y como barrera para los insectos en las huertas, en especial cuando florece. Las abejas la visitan mucho”, aseguró Ofelia.

13. Caléndula

Es una de las plantas más conocidas por sus usos medicinales. Alcanza los 60 centímetros de altura, se propaga por semillas y la venden bastante en las plazas de mercado.

Sus hojas y tallos sirven para las infecciones cutáneas y cicatrizar. Una infusión de sus flores alivia los dolores menstruales e inflamaciones en el esófago. Es una de las plantas más fáciles de sembrar porque resiste heladas y sequías.

Según Ofelia, además de todos sus poderes medicinales, la caléndula sirve para controlar los insectos plaga en las huertas.

14. Manzanilla dulce

Planta que no supera los 45 centímetros de alto. Alivia los dolores de estómago y articulares, ayuda a tranquilizar, reduce las alergias y cicatrices, y combate la fiebre y la tensión alta.

“Su propagación es por semillas, prefiere suelos calizos y necesita una exposición directa al sol. Es ideal para preparar infusiones o té”, complementa Ofelia.

15. Manzanilla amarga 

Es más alta que la manzanilla dulce: alcanza los 90 centímetros de altura. La utilizan para el dolor de estómago, migraña, reumatismo y artritis y sirve como purgante, depurativo y relajante.

Ofelia asegura que la manzanilla amarga no sirve para hacer té. “Es demasiado amarga y se diferencia de la dulce por su olor. En las huertas es de las plantas que más atrae insectos, por lo cual es excelente como barrera”.

16. Tomillo

Es una planta con usos medicinales, aromáticos, condimentarios y nutricionales. Es eficaz contra la tos y la bronquitis, alivia las inflamaciones bucofaríngeas y sirve para curar la diarrea, vómito y gastritis.

Su aceite es utilizado como aromatizante. También es usada para adobar carnes y guisos y por su alto contenido de hierro, ayuda al funcionamiento del sistema nervioso.

“Cuando una persona sufre de insomnio, uno de los mejores remedios es poner flores de tomillo bajo la almohada. Cuando uno tiene problemas de salud mental o física lo que recomiendan es ir a esos espacios naturales para oler y tocar las plantas”, recomienda Ofelia.

17. Sábila

Planta medicinal que llega al metro de altura. Es cicatrizante y expectorante; ayuda a tratar quemaduras, problemas respiratorios, dolor de estómago y estreñimiento; baja el colesterol y la tensión; y purifica la sangre.

“Ahora la llaman aloe vera. Tiene muchas maravillas medicinales como evitar la caída del cabello y quitar la tos al elaborar bebidas con miel y limón”, precisó Ofelia.

18. Canelón

Baja la fiebre, alivia los dolores de cabeza, estómago y muelas y sirve para la ansiedad y sanar golpes y quemaduras. Aporta un sabor a anís en diferentes bebidas y se usa en infusión con agua de panela.

Mide cerca de 50 centímetros de altura y se propaga por esqueje. “Como su nombre lo advierte, es una planta que puede reemplazar la canela. Su olor es delicioso y nos ayuda en las huertas a controlar los insectos”, menciona Ofelia.

19. Hinojo

Planta poderosa de dos metros de altura. Sirve como expectorante y diurético y estimula la circulación y las funciones digestivas. Alivia la bronquitis, los cólicos e inflamaciones en los ojos, y su aceite es utilizado en algunos productos de aseo bucal.

Su semilla se usa para condimentar carnes, pescados y mariscos. “Tiene una flor amarilla muy hermosa. Dicen que ayuda a las madres con problemas de lactancia y en el campo hacen una bebida con hinojo, aguapanela y leche deliciosa”, dice Ofelia.

20. Breva

Arbusto de cinco metros de altura con usos medicinales, comestibles y nutricionales. Es cicatrizante y en infusión sirve como calmante, laxante y para sanar problemas respiratorios.

Es utilizado para las quemaduras y bajar la tensión. Por su alto contenido de fibra, regula el estreñimiento y disminuye el colesterol en la sangre. Su fruta es una de las más usadas en postres y jaleas.

Ofelia la cataloga como otra de las plantas de la mujer. “Cuando una mujer está en labor en el campo, le dan infusiones o baños con breva para acelerar las contracciones”.

21. Menta

Ofelia afirma que la menta es una planta que sirve para todo. “En las oficinas la toman como té y en las huertas nos sirve como barrera natural para controlar las plagas por su olor. También tiene poderes medicinales y es comestible”.

Es una planta de 45 centímetros de alto que alivia los cólicos menstruales y disminuye las flatulencias. Se usa como aromatizante y saborizante en pasteles y postres, y sus hojas sirven para hacer bebidas y aderezos. Es materia prima para elaborar aceites que mejoran los olores.

22. Albahaca

Baja el azúcar y estimula las defensas. Ayuda a combatir la bronquitis, asma, fiebre, dolores de cabeza y estomacales y flatulencias. Se usa como condimento para preparar salsas o platos con tomate.

“También hace parte de las ensaladas de hortalizas y las pastas. Su olor es fuerte, por lo cual atrae a los insectos y evita que afecten los demás cultivos de las huertas”, apunta Ofelia.

23. Romero

Planta que es confundida con la lavanda. Según Ofelia, la mayor diferencia está en el tamaño de la flor: “la del romero es pequeña y moradita. Esta planta es utilizada como condimento y tiene propiedades para desinflamar”.

También se emplea para los dolores articulares y de cabeza, la caída del cabello y cicatrizar heridas. En la cocina es una especia para sazonar carnes, sopas y guisos, y su contenido de hierro sirve para el funcionamiento del sistema nervioso.

24. Toronjil

Alcanza los 15 centímetros de altura. Calma los nervios, facilita la digestión y alivia el dolor de cabeza y el resfriado. Se usa para hacer aguas aromáticas y darle sabor a pescados, carnes blancas y sopas.

Sus hojas frescas sirven para preparar ensaladas, salsas, rellenos y postres. Se propaga por semillas o por esqueje y prefiere lugares con sombra.

25. Orégano

Planta que ayuda a tratar la bronquitis, asma, artritis y dolor muscular. Es utilizada para aromatizar jabones y perfumes y como condimento en la preparación de carnes, sopas y ensaladas.

Aporta mucho calcio y hierro, por lo cual ayuda al funcionamiento del sistema nervioso. Tiene un aceite que facilita la digestión y actúa con beneficios en el sistema respiratorio.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

653 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá