• La ruta del centro de la capital está conformada por cinco huertas urbanas de las localidades de La Candelaria y Santa Fe: Santa Elena, Fábrica de Loza, Botánico Hostel, la Quinta de Bolívar y Del Cóndor.
  • En estos espacios dedicados a la agricultura urbana, los ciudadanos podrán probar y comprar productos transformados a partir de las plantas de las huertas, como bebidas a partir de aromáticas y helados y mermeladas con hortalizas.
  • También conocerán sitios emblemáticos de la ciudad como la casa donde vivió Simón Bolívar y los lavaderos comunales construidos por Jorge Eliécer Gaitán.
  • El Jardín Botánico de Bogotá (JBB) tiene como meta consolidar cinco rutas de huertas agroecológicas. La primera fue en la localidad de Suba, en la cual participan cinco emprendimientos verdes.
Ruta agroecológica centro

La ruta agroecológica del centro fue inaugurada por el Jardín Botánico y el Instituto Distrital de Turismo en la huerta Fábrica de Loza.

Bogotá cuenta con más de 5.800 huertas urbanas y periurbanas distribuidas en todas sus localidades, sitios de todos los tamaños, formas y colores donde la ciudadanía se alimenta sano con la siembra y cosecha de hortalizas, verduras, frutales y plantas medicinales, aromáticas y condimentarias.

Algunos de estos lugares llevan décadas de trabajo, tiempo en el que los huerteros han consolidado emporios agrícolas con manejo ecológico y fuertes lazos y tejidos con las comunidades. Otros, creados más recientemente, han innovado con nuevas actividades como el procesamiento de alimentos, avistamiento de aves, apiarios o viveros.

Desde el año pasado, el Jardín Botánico de Bogotá (JBB), entidad que lleva más de 18 años liderando la agricultura urbana en la ciudad, se dio a la tarea de identificar las huertas más consolidadas y con valores agregados para dar marcha a un nuevo proyecto enfocado en generar mayores oportunidades a los huerteros a través del turismo y con una experiencia alrededor de la educación ambiental.

Ruta agroecológica centro

Los ciudadanos ya pueden conocer varias de las huertas urbanas del centro de Bogotá.

Se trata de las rutas agroecológicas ‘De huerta en huerta’, una apuesta del Plan de Desarrollo Distrital que busca promover nuevas oportunidades de crecimiento económico para los agricultores urbanos por medio de recorridos turísticos en sus huertas, la visibilización de sus talleres y productos transformados y el enfoque educativo para todo tipo de público.

“Nuestra meta es conformar cinco rutas agroecológicas en Bogotá durante esta administración. La primera fue en la localidad de Suba y está conformada por cinco huertas consolidadas y con valores agregados como la comercialización de sus productos, actividades de educación ambiental, apicultura y viveros, sitios que ya son visitados por los ciudadanos”, dijo Martha Liliana Perdomo, directora del Jardín Botánico.

El turno ahora es para las localidades de La Candelaria y Santa Fe, zonas ubicadas en el corazón del centro de la capital que ya cuentan con su propia ruta agroecológica: ‘De regreso a la tierra’, conformada por cinco huertas urbanas con diferentes historias, productos agroecológicos y emprendimientos.

Ruta agroecológica centro

Algunas de las huertas de la ruta agroecológica del centro cuentan con productos procesados con hortalizas y plantas medicinales.

Santa Elena, Fábrica de Loza, Botánico Hostel, la Quinta de Bolívar y Del Cóndor, son las huertas que hacen parte de la ruta agroecológica del centro, estrategia liderada por el JBB y que cuenta con el apoyo del Instituto Distrital de Turismo (IDT) y las Alcaldías Locales de Santa Fe y La Candelaria.

Estos terruños con manejo agroecológico fueron seleccionados por sus procesos agroecológicos, tejidos sociales, actividades de educación ambiental y potencial turístico. “El objetivo es que los ciudadanos vivan una experiencia diferente en cada una de las huertas al escuchar las experiencias de vida de la comunidad y conocer algunos de los sitios más icónicos del centro; y que además apoyen sus emprendimientos”, dijo Perdomo.

Según la directora del JBB, las personas a cargo de estas huertas han sido capacitadas por expertos de la entidad. “Con ellos hemos realizado varios procesos como el fortalecimiento de las huertas a través de la asesoría técnica y entrega de semillas, plántulas e insumos. El IDT los ha capacitado para que vendan mejor sus productos y tengan una mejor interacción con los turistas”.

Ruta agroecológica centro

Los grupos comunitarios son protagonistas en varias de las huertas de la ruta agroecológica del centro.

Estas huertas son aulas vivas donde las personas pueden aprender sobre agricultura urbana. “Una huerta es cíclica porque hay épocas de siembra, cosecha, abono y construcción de semilleros. Son aulas educativas no convencionales donde los ciudadanos podrán inspirarse para montar sus propias huertas en las casas”.

Los que quieran participar en la ruta agroecológica del centro deben enviar un correo a rutaagrologica@jbb.gov.co informando el número de personas, las huertas que quieren conocer y el objetivo de la visita.

“No deben ser más de 20 personas por grupo debido al espacio de las huertas. Dependiendo de la solicitud, nosotros hacemos la cotización y luego acompañamos el recorrido para contar la historia del proyecto. Todos los recursos económicos son para los huerteros que participan en la ruta”, informó Perdomo.

Ruta agroecológica centro

Los ciudadanos que quieran conocer las cinco huertas de esta ruta deben comunicarse primero con el JBB.

Las cinco huertas

Santa Elena

La huerta Santa Elena, ubicada en el barrio San Martín Centro (localidad de Santa Fe), nació hace más de 15 años por iniciativa de María Elena Villamil, una de las mujeres más reconocidas en la agricultura urbana en Bogotá. Está en el patio de su casa, donde siembra diversas hortalizas, plantas medicinales y frutales.

“Doña Elena asegura que su huerta es un emblema de resistencia y permanencia en el territorio a través de una agricultura urbana y familiar. Este espacio verde está en medio de grandes edificios, por lo cual se constituye en un sitio ambiental donde las personas pueden desconectarse del ritmo de la ciudad”, dijo Mónica Matias, líder del grupo de rutas agroecológicas del JBB.

El valor agregado de la huerta Santa Elena, además de la historia de vida como huertera de su propietaria, son los productos procesados que elabora con sus plantas comestibles. “Los que visiten esta huerta podrán deleitarse con mermeladas y helados hechos con remolachas, acelgas y otras especies de la huerta”, apuntó Matias.

Ruta agroecológica centro

María Elena Villamil es una de las huerteras pioneras en Bogotá.

Fábrica de Loza

La huerta Fábrica de Loza, ubicada en el barrio del mismo nombre en la localidad de Santa Fe, tiene como potencial un hito en la historia de Bogotá. En el predio, que tiene un manejo comunitario, están ubicados los lavaderos comunitarios que el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán construyó en 1936 cuando era alcalde de Bogotá.

“Hoy en día, este emblemático lugar que ha sobrevivido al paso de los años, es manejado por la comunidad. Allí se les presta un servicio a las personas vulnerables que no tienen donde lavar su ropa o utensilios, e incluso a aquellos que necesitan bañarse”, afirmó la experta del JBB.

La huerta, un terreno amplio de ladera lleno de hortalizas, frutales y plantas medicinales, es liderada por Joaquín Ramírez, un líder comunitario que trabaja con las mujeres de la zona. “Don Joaquín cuenta con un grupo de mujeres que le han dado vida a esta huerta. Ellas siembran, cosechan y llevan productos sanos a sus casas, y además tienen un espacio que les sirve como terapia”.

Este lugar histórico ha contado con el apoyo de varias entidades distritales e instituciones educativas, manos amigas que han permitido organizar mejor la huerta. “Los estudiantes de colegio visitan seguido la huerta, donde aprenden sobre agricultura urbana y la historia de la ciudad. Este es el plus de este lugar del centro de la ciudad”.

Ruta agroecológica centro

Además de reverdecer la huerta Fábrica de Loza, Joaquín Ramírez lidera talleres culturales con varias mujeres del centro de Bogotá.

Quinta de Bolívar

En la Quinta de Bolívar, un sitio colonial de la localidad de La Candelaria ubicado en las faldas del cerro de Monserrate, los turistas aprenderán sobre la historia de Colombia, los árboles patrimoniales y el manejo agroecológico de la huerta, disfrutando del esplendor del Jardín Bolivariano.

“En este sitio habitó por un tiempo Simón Bolívar, por lo cual cuenta con una enorme carga histórica del país. Al lado de la casa del libertador está el Jardín Bolivariano, que además de tener hermosos jardines incluye una amplia huerta con diversos cultivos de plantas comestibles, condimentarias y medicinales”, apuntó Matias.

Los turistas que hagan la ruta agroecológica del centro podrán empaparse con la sobredosis histórica de la Quinta y conocer algunos de los árboles más antiguos de la ciudad. “Este sitio alberga muchos árboles emblemáticos y patrimoniales como el ciprés americano y el cedro, y además permite apreciar una panorámica única de los Cerros Orientales y sus bosques andinos y altoandinos”.

Hugo Pedraza, un santandereano que lleva más de 30 años trabajando en la Quinta de Bolívar, es el líder de este recorrido. “En la huerta de la Quinta tenemos cerca de 35 especies de hortalizas, verduras, frutales y plantas medicinales. Esperamos que muchos niños y jóvenes nos visiten, para así sembrar la semilla de la agricultura urbana”.

Rutas agroecológica centro

Hugo Pedraza lleva más de 30 años trabajando en la Quinta de Bolívar. Este santandereano es el líder del recorrido por la huerta de este emblemático lugar.

Botánico Hostel

El Botánico Hostel, ubicado en el centro histórico de La Candelaria (carrera 2 con calle 9), es un lugar muy visitado por turistas extranjeros donde el verde de la naturaleza y los muiscas son los protagonistas. Las habitaciones tienen nombres de plantas y las paredes cuentan con figuras de estos indígenas pacíficos que gobernaron la sabana de Bogotá.

“Este hostel cuenta con una pequeña huerta de plantas aromáticas, lugar de donde su propietaria, Alegría Meza, adquiere la materia prima para hacerles bebidas a los turistas. Las personas que visiten este lugar también podrán recorrer senderos llenos de vegetación y avistar las aves que visitan los árboles”, dijo Matias.

Otro valor agregado del hostal es su terraza, desde donde se puede apreciar una panorámica de la parte histórica de La Candelaria. “Los ciudadanos también tendrán la oportunidad de interactuar con los extranjeros y conversar con la propietaria, una persona muy amena que está muy comprometida con la ruta agroecológica”.

Ruta agroecológica centro

Alegría Meza, propietaria del Botánico Hostel, prepara bebidas con las plantas aromáticas de la huerta.

Del Cóndor

Del Cóndor, un emprendimiento ubicado en el corazón de La Candelaria, nació en el año 2020 durante la pandemia con la guía y cuidado del Cabildo Mayor Muisca Oriente. Es un espacio de sabiduría ancestral bajo los conceptos de la ordenanza y el trabajo comunitario, donde se siembra el alimento espiritual y físico de las personas del territorio mykyta. 

“Esta casa es propiedad de la familia De Valenzuela y es una combinación de historia, espiritualidad y respeto por la naturaleza. En cada rincón encontraremos alimentos, bebidas y medicinas ancestrales con todo el conocimiento sobre sus propiedades y formas de transformación”, afirmó la experta del JBB.

La vivienda fue construida alrededor de una piedra sagrada llamada KaHyka Teusaka, que según la sabiduría muisca está conectada directamente con la laguna de Teusacá, ubicada en el páramo Cruz Verde, la laguna madre de la materialización de la humanidad.

Ruta agroecológica centro

Del Cóndor es un emprendimiento donde la cultura muisca es la protagonista.

¿Cómo se seleccionaron?

Para llegar a la selección de las cinco huertas que conforman la ruta agroecológica ‘De huerta en huerta’ del centro, los expertos del Jardín Botánico realizaron varias actividades y aplicaron diversos criterios.

Según Matias, el primer paso fue una investigación sobre las personas de las localidades de La Candelaria y Santa Fe con iniciativas de agricultura urbana, trabajo que contó con el apoyo de líderes comunales, juntas de acción comunal o grupos comunitarios.

“Las huertas no son espacios solitarios. Están conectadas con los vecinos del barrio, personas que se apoyan entre ellos para hacer trueques o intercambios de semillas. En algunas zonas de la ciudad hay redes de agricultores bastante consolidadas”.

Ruta agroecológica centro

Los visitantes de la ruta podrán deleitarse con mermeladas y helados preparados con los productos de las huertas.

Con la información sobre la mesa, los técnicos del grupo de rutas agroecológicas del JBB iniciaron un trabajo de campo en las huertas identificadas para realizar la caracterización y ver los potenciales. “Por ejemplo, uno de los filtros de selección es que estén ubicadas en espacios privados o institucionales y que las huertas midan por lo menos 60 metros cuadrados”.

Todos los huerteros deben realizar una actividad agroecológica en la huerta, es decir no contar con procesos químicos intensivos o uso de fertilizantes. “En las huertas agroecológicas se utilizan biopreparados y barreras biológicas, como plantas medicinales que protegen las comestibles de las plagas”.

Con las huertas seleccionadas, el JBB les propone a los huerteros si quieren ser parte de la ruta agroecológica. “Con los que aceptan empezamos un proceso de capacitación y asesoría técnica con el apoyo de la Subdirección Técnica Operativa del JBB. En esta etapa se les entregan insumos, como semillas, para mejorar o fortalecer las huertas, y los capacitamos en temas como el manejo de policultivos, varias especies en espacios pequeños”.

Ruta agroecológica centro

Las directoras del JBB e IDT recorrieron las cinco huertas de la segunda ruta agroecológica de Bogotá.

Luego, el Instituto Distrital de Turismo (IDT) les realizó varias capacitaciones a los huerteros para fortalecer su potencial turístico. “Han aprendido sobre mercadeo, creación de redes sociales y difusión de sus emprendimientos. Para esta fase tenemos un convenio interinstitucional con el IDT, el cual tiene como objetivo brindar capacitación a huerteros para volver turísticos sus emprendimientos”, enfatizó Matías.

A futuro, el JBB espera que las cinco rutas agroecológicas ‘De huerta en huerta’ que tendrá Bogotá sean lideradas por promotores turísticos, los cuales contarán con el apoyo de la entidad. “Es importante recordar que todo el dinero que pagan los turistas por visitar estas huertas se les entrega a los huerteros”.

Ruta agroecológica centro

Los huerteros de la ruta agroecológica del centro conforman un tejido comunitario basado en el amor por la naturaleza.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

249 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá