• 23 huerteros, productores y emprendedores locales participaron en el primer Mercado Campesino Agroecológico de este año.
  • Hortalizas, plantas medicinales y productos transformados de la agricultura urbana, deleitaron a los visitantes del Jardín Botánico el pasado fin de semana.

Desde que era niña, Lolita Salazar, una maestra de filosofía de la localidad de San Cristóbal que elabora chimichurri y pesto con las plantas de su huerta, hace un listado de propósitos, sueños y proyectos para recibir el año nuevo.

Salud, prosperidad, unión familiar y volver a los Mercados Campesinos Agroecológicos del Jardín Botánico de Bogotá (JBB) y la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico, estuvieron entre los deseos que escribió el pasado 31 de diciembre de 2023. 

“Llevo varios años participando en estos mercados, en encuentro muy hermoso que se realiza el primer fin de semana de cada mes. Anhelaba que mi celular sonara con la noticia de su regreso”.

A mediados de enero de este año, el sueño de Lolita se cumplió cuando recibió la llamada de Claudia Veloza, profesional del JBB que apoya los Mercados Campesinos Agroecológicos “Bogotá es mi Huerta”.

“Me puse muy contenta y lo primero que hice fue dirigirme a mi huerta de 139 metros cuadrados para empezar a cosechar el ajo, cebolla, tomillo y otros productos con los que hago mis chimichurris y pestos”.

La invitación era para el sábado 3 y domingo 4 de febrero en la plazoleta principal del Jardín Botánico. Mientras se acercaba la fecha, Lolita también alistó varios ramilletes de plantas medicinales y algunos ajíes.

“Reencontrarme con los demás huerteros y productores incrementó más mi felicidad. En estos mercados campesinos hemos consolidado lazos de amistad y compartido muchos conocimientos para mejorar nuestros emprendimientos agroecológicos”.

El gran día

El primer Mercado Campesino Agroecológico de este año empezó a las siete de la mañana del pasado sábado 3 de febrero. 23 huerteros, productores y emprendedores locales llegaron a la plazoleta del JBB para organizar su mercancía en las carpas de color blanco.

Todo indicaba que el clima estaría de su lado. Bogotá amaneció sin una sola nube en el cielo y los rayos del sol empezaron a evaporar los rastros de la lluvia que gobernó a la ciudad durante la noche y la madrugada.

Mientras Lolita organizaba sus chimichurris y pestos, su corazón se aceleró cuando vio a Juan Calderón, un químico de la localidad de Engativá que elabora jaleas cien por ciento naturales con fresas, moras y feijoas de las huertas.

“Con Lolita siempre hemos compartido la misma carpa. Durante los mercados campesinos intercambiamos conocimientos, experiencias e historias y por eso nos hemos vuelto grandes amigos”, dijo Juan.

La versión número 27 de los Mercados Campesinos Agroecológicos contó con la participación de huerteros de las localidades de Barrios Unidos, Ciudad Bolívar, Bosa, San Cristóbal, Suba, Usme y Sumapaz.

Martha Orobajó, descendiente de los muiscas que tiene a su cargo tres huertas comunitarias en la localidad de Bosa, vistió su puesto con los colores de las hortalizas, frutales y plantas aromáticas que siembra de una manera agroecológica.

“Como las tres huertas son bastante grandes y prósperas, las cosechas son numerosas. Por eso me dan una carpa completa para organizar mis productos; estoy muy contenta por continuar en estos mercados campesinos”.

Dannis Sequeira, Soley Durán y Saray Frías, tres de las más de 1.000 Mujeres que Reverdecen que estuvieron a cargo del Jardín Botánico, llevaron sus vinagretas, aceites, pomadas y champús sólidos.

“A través de Mujeres que Reverdecen, el JBB nos permitió consolidar emprendimientos ambientales exitosos. El mío, llamado Rosemary Herbal, son aceites y bálsamos que preparo con las plantas medicinales de una huerta que tengo en Bosa”, dijo Dannis 

Soley “bajó bandera” a los pocos minutos que el Mercado Campesino Agroecológico abrió sus puertas. “Mis vinagretas han pegado muy bien en este evento. Las hago con plantas de varias huertas de Ciudad Bolívar que ayudé a fortalecer en Mujeres que Reverdecen”.

Los condimentos secos de Gladys Díaz; las hortalizas de la huerta Micaela en Suba; las plantas ornamentales de la familia Sanabria en Bosa; la miel y polen de Otilia Sanabria; y las suculentas de Alejandra Mogollón; también hicieron parte de este encuentro mensual con el campo.

Los aretes, pines, agendas, stickers y postales con figuras de la biodiversidad colombiana que elaboran Marcela Ruiz y Marco Salazar, dos jóvenes ambientalistas y huerteros de la localidad de Ciudad Bolívar, llamaron la atención de los visitantes.

“Estamos muy agradecidos con el JBB por permitirnos dar a conocer nuestro emprendimiento Sustrato Artesanal. Nuestras obras en material reciclado son de animales y plantas del país como el jaguar, manatí, chucha, pantera, alondra cornuda, perezoso y nutria”.

Los Mercados Campesinos Agroecológicos también son el escenario para varias actividades de educación ambiental. El pasado fin de semana, Claudia Veloza realizó el taller “Transformando productos de la huerta”, una alusión a la ciencia desde lo empírico.

“Acá no solo venimos a vender nuestros productos agroecológicos. Los profesionales del JBB nos han capacitado con muchos talleres, capacitaciones didácticas que fortalecen nuestros conocimientos”, aseguró Lolita.

La próxima cita con el campo bogotano será el 2 y 3 de marzo, un nuevo mercado campesino que esta huertera con corazón verde espera no perderse. “Seguiré asistiendo hasta que Dios me lo permita. Es un regalo del cielo que me tiene muy contenta”.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

190 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá