• Monterrey, una huerta comunitaria de la localidad de Kennedy con cerca de 14 años de vida, alberga más de 50 especies de hortalizas, frutales, plantas medicinales y aromáticas. 
  • Una de ellas se convirtió en el producto insignia del lugar: la lechuga con sabor a limón, planta que Gladys Duarte, lideresa de la huerta, recibió de una estudiante que la encontró en el municipio de La Palma (Cundinamarca).
  • Este terruño agroecológico del barrio Monterrey puede ser visitado a través de las rutas agroecológicas ‘De Huerta en Huerta’ del Jardín Botánico de Bogotá y el Instituto Distrital de Turismo.

Corría el año 2010 cuando varios habitantes de Monterrey, un barrio de la localidad de Kennedy contiguo a Castilla y al humedal de Techo, empezaron a preocuparse por el acelerado deterioro de uno de los parques de bolsillo del sector.

Gladys Duarte, una santandereana experta en hacer tejidos y buñuelos y que lideraba varios procesos sociales y ambientales, era una de las ciudadanas más angustiadas por la alta proliferación de basura. 

“El parque, ubicado en la parte final de la cuadra donde vivo con mi familia, se llenó de escombros, basuras y olores nauseabundos que se metían por las ventanas de las viviendas. Era el baño público de los habitantes de calle y las mascotas”.

La comunidad, liderada por Gladys y su esposo Alfonso, empezó a denunciar la situación ante varias entidades del Distrito, como la Alcaldía Local de Kennedy y la empresa encargada del aseo.

“En esa época, la Secretaría de Salud llegó al barrio para trabajar un proyecto de huertas en las terrazas de las casas. Pensé que una de las mejores opciones para recuperar el parque era montar una huerta”.

Cerca de 50 ciudadanos, la mayoría nacidos y criados en el campo, le copiaron la idea a esta mujer nacida en el municipio de Capitanejo y comenzaron a limpiar el terreno. “Duramos varios meses sacando toda la basura y los escombros”.

El 12 de agosto de 2010, es decir hace cerca de 14 años, los habitantes del barrio Monterrey montaron las primeras cuatro camas de la huerta comunitaria, sitios donde sembraron acelgas, perejil, cebolla y cilantro.

“Cerramos la zona con polisombras y mallas delgadas. Recuerdo que los dos cultivos que más dieron cosecha fueron el perejil y la acelga, dos plantas que se regaron por toda la huerta y las cuales nunca nos han abandonado”.

El Jardín Botánico de Bogotá (JBB), la Alcaldía Local de Kennedy, Ciudad Limpia y la Policía Nacional los ayudaron con el proyecto comunitario agroecológico. También lo hicieron los jóvenes que fumaban marihuana en el parque.

“Los muchachos no fueron una piedra en el camino. Todo lo contrario, decidieron participar al ver cómo nos estaba quedando el nuevo huerto. En 2013, estudiantes de la universidad Uniminuto nos ayudaron mucho a mejorar, arreglar y limpiar el terreno”.

Una huerta con sabor a limón

Gladys recuerda que gracias a la participación de estas manos amigas, el terreno pasó de cuatro a 10 camas o eras de cultivos. Fue bautizado huerta comunitaria Monterrey, un espacio de puertas abiertas para todas las personas que quieran sembrar. 

El trabajo comunitario dio sus frutos. Con el paso de los años, esta huerta de la localidad de Kennedy logró consolidar 50 especies de hortalizas, frutales, plantas medicinales y aromáticas, regalos de la naturaleza que se reparten entre los ciudadanos que participan.

Sin embargo, Gladys asegura que la huerta Monterrey cuenta con un cultivo insignia: la lechuga con sabor a limón, una planta que ha ganado fama en la localidad y deleita el paladar de todas las personas que la prueban.

“En los inicios de este proyecto comunitario, una estudiante universitaria me regaló cinco plántulas de lechugas con sabor a limón y las sembré en una de las eras. Luego empecé a propagarlas y hoy en día sembramos más de 100”.

Según la líder de la huerta Monterrey, la estudiante le dijo que había conseguido las peculiares lechugas en el municipio de La Palma (Cundinamarca). “En esa zona se cultivan muchos cítricos y por eso creo que las lechugas quedan con ese sabor ácido del limón”.

Además de las lechugas con sabor a limón, plantas que Gladys les hace probar a todos los ciudadanos que visitan la huerta, Monterrey cuenta con otro cultivo bastante particular y que sirve para los quebrantos de salud: la sangría.

“Esta planta la encontré en la finca de un familiar en Cúcuta (Norte de Santander). Allá la utilizan mucho para bajar la fiebre y combatir el Chikunguña; unas personas me han dicho que ayuda a subir las defensas de las personas que tienen cáncer”.

Más allá de sembrar

En la huerta comunitaria Monterrey participan en promedio 15 personas, de las cuales ocho están metidos de lleno en el proyecto para mantenerla hermosa y desarrollar otros proyectos ambientales basados en la agricultura urbana.

Por ejemplo, a través de las asesorías del Jardín Botánico, la santandereana le dio vida a un emprendimiento de pomadas y aceites elaborados con varias plantas medicinales, como marihuana, tabaco, romero, eucalipto, la flor del borrachero y caléndula.

“Estos productos los vendo en las ferias locales donde me invitan. La gente que las usa queda muy contenta con los resultados: son pomadas y aceites naturales que nos ayudan a afrontar los quebrantos de la salud”.

Este grupo comunitario de la localidad de Kennedy quiso ir más allá y crearon la fundación Monterrey Ecohídrico, una organización sin ánimo de lucro dedicada al reciclaje, agricultura urbana agroecológica y educación ambiental.

“Hacemos pacas digestoras y reciclamos los residuos orgánicos de las cocinas. También hemos apoyado otras huertas, como Laureles en Bosa y Doña Fidelia en Lagos de Castilla, y organizamos encuentros ambientales durante todo el mes”.

Rutas agroecológicas

Monterrey, un proceso agroecológico y comunitario creado hace casi 14 años fue escogido para ser parte de una de las estrategias más innovadoras del Jardín Botánico de Bogotá y el Instituto Distrital de Turismo.

Se trata de las rutas agroecológicas ‘De Huerta en Huerta’, un proyecto que busca incentivar el turismo y la economía en las huertas y el cual ha sido desarrollado en las localidades de Suba, centro, Engativá-Teusaquillo, Chapinero y Kennedy.

La ruta de Kennedy, llamada las ‘Huertas del Barrio’, está conformada por Marsella, Granja Mundo Aventura, Carvajal Osorio, Monterrey y El Alebrije de la Biblioteca El Tintal y es un homenaje al trabajo comunitario de los huerteros.

“En esta hermosa ruta encontramos espacios dedicados a la agricultura urbana, transformación, aulas ambientales y espacios de encuentro. Monterrey es la huerta de la lechuga con sabor a limón”, dice Gladys.

Según la santandereana, con este proyecto varios turistas nacionales y extranjeros han conocido la huerta y todos los procesos que allí se adelantan. “Todos quedan maravillados con nuestras deliciosas lechugas ácidas y las pomadas con plantas medicinales”.

“Estamos muy contentos con esta nueva oportunidad que nos brinda el JBB, una entidad que llevamos en el corazón. Los que quieran conocer las huertas de la ruta de Kennedy pueden escribir una solicitud al correo rutaagroecologica@jbb.gov.co”, concluye Gladys.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

169 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá