• Más de 40 habitantes de esta localidad, en su mayoría mujeres, se reunieron con el Jardín Botánico de Bogotá y la Alcaldía de Suba para fortalecer su red de agricultores y agricultoras urbanas.
  • El objetivo de esta red es promover la agricultura urbana sostenible en el territorio a través del intercambio de saberes, diálogos y experiencias de los huerteros, quienes crearán un plan de acción para reforzar sus procesos comunitarios y mejorar sus huertas.
  • Crónica de un evento donde la confianza, la fraternidad y la unión fueron los grandes protagonistas.
Red de Suba

La localidad de Suba fortalece su red de agricultores y agricultoras urbanas.

Un reloj de pared marcaba las seis y menos diez de la mañana cuando Melva Castrillón, una vallecaucana de 66 años con corazón y alma huilense, puso a calentar una olleta con café en la cocina de su casa, ubicada en el barrio Fontanar del Río de la localidad de Suba.

El sol apenas empezaba a asomarse por los cerros orientales y le neblina cubría la huerta ‘Guerreros y Guerreras unidos en acción’, un terruño de una hectárea repleto de hortalizas, frutales y plantas medicinales donde esta mujer lleva liderando un proceso comunitario y ambiental desde hace 18 años.

Luego de tomar una taza de café cargado y darle el desayuno a su esposo Gustavo Martínez, Melva salió de su casa y se dirigió hacia una zona verde del barrio cubierta por la sombra de cuatro sauces llorones de gran tamaño; miles de mariposas de todos los colores y tamaños revoloteaban sin cesar.

Red de Suba

Melva Castrillón lleva 18 años liderado la huerta ‘Guerreros y Guerreras unidos en acción’.

Allí la esperaban varios trabajadores de la Alcaldía de Suba para que les indicara dónde debían instalar una amplia carpa blanca, varias sillas y una pantalla gigante. Tras dar unas cuantas indicaciones, esta opita de corazón abrió el candado de la huerta, que cuenta con la participación de 16 vecinos del barrio, y se sentó en la silla de un comedor.

Sacó su celular de un pequeño bolso negro con franjas naranjas que tenía cruzado en su pecho y comenzó a llamar a varios agricultores urbanos de Suba. A todos les recordó que tenían una cita de suma importancia a las 9 de la mañana en su huerta comunitaria.

Al poco tiempo, Melva se encontró con algunas de las mujeres de Fontanar del Río que siembran y cosechan en la huerta, conformada por más de 100 eras llenas de acelgas, remolachas, tomates de árbol, lechugas, arvejas, tomates, zucchinis y otros alimentos que comercializan durante todo el día.

Red de Suba

17 vecinos del barrio Fontanar del Río siembran y cosechan en la huerta ‘Guerreros y Guerreras’.

Las mujeres prendieron una estufa cohete para preparar café y aguas aromáticas, un artefacto que controla el fuego y el humo y el cual está permitido en las huertas urbanas. En una mesa de madera organizaron varias mantecadas de maíz con quinua y frascos con jugos de mora y mango.

Hacia las ocho de la mañana, la tienda Variedades Rossy abrió sus puertas para vender mecato, botellas de agua, gaseosas y golosinas. Al mismo tiempo, las sillas bajo la carpa comenzaron a ocuparse con los agricultores urbanos y decenas de servidores públicos del Jardín Botánico de Bogotá (JBB) y la Alcaldía de Suba, uniformados con sus chaquetas verdes y rojas, respectivamente, llegaron al sitio.

Red de Suba

En esta estufa cohete, que controla el fuego y el humo, las vecinas pusieron a hacer café y agua aromática para sus invitados.

Melva no se quedaba quieta un solo minuto y su rostro revelaba algo de impaciencia. A pasos lentos pero firmes, esta huertera con cinco hijos, 15 nietos y seis bisnietos, entraba y salía constantemente de la huerta para revisar los refrigerios, vender algunas hortalizas y verduras y contar a sus invitados.

Su nerviosismo terminó pasadas las nueve de la mañana, cuando vio a más de 40 agricultores urbanos de la localidad organizados en las sillas y esperando con ansias la llegada de la directora del JBB y el alcalde local de Suba.

Red de Suba

Los habitantes de la localidad de Suba llevan décadas apostándole a la agricultura urbana.

Séptima red de agricultores

El motivo del corre corre de Melva era un evento que tenía como objetivo fortalecer de la red de agricultoras y agricultores urbanos de la localidad de Suba, la séptima del Distrito junto a las de Tunjuelito, Los Mártires, La Candelaria, Teusaquillo, Kennedy y Rafael Uribe Uribe.

Para que los asistentes al evento perdieran un poco la pena, los servidores públicos del Jardín Botánico los hicieron parar de sus sillas para que formaran un amplio círculo y jugaran al famoso juego del ‘tingo tango’.

Una pequeña pieza de madera rotaba por las manos de los ciudadanos, la cual se detenía cuando una experta de la entidad decía la palabra tango. La persona pasaba al centro del círculo y botaba la pieza en un tipo de golosa; los premios eran varias de las semillas que se siembran en las huertas, como rábanos, zanahorias y maíz.

Red de Suba

Más de 40 huerteros de la localidad de Suba participaron en el fortalecimiento de la red de agricultores.

Luego de las actividades lúdicas y con todos los ciudadanos sentados en las sillas, Melva tomó el micrófono para dirigirse a sus amigos huerteros, una presencia que causó una algarabía en el recinto al aire libre cubierto por un cielo gris y encapotado.

“Esta huerta que ven a mis espaldas nació en el año 2004, cuando varios de los vecinos de Fontanar del Río, uno de los primeros barrios de interés social creados en Bogotá, nos unimos para sembrar y cosechar de una forma agroecológica. Estoy muy contenta por tenerlos acá y seguir trabajando por la agricultura urbana de la ciudad”.

Según Melva, los 18 años que lleva liderando la huerta ‘Guerreros y Guerreras unidos en acción’, le han permitido volver a conectarse con sus raíces campesinas. “El desplazamiento por la violencia me sacó de los cultivos del Huila y me trajo a Bogotá, donde he tenido la fortuna de liderar esta huerta y volver a sembrar”.

Red de Suba

Melva (en el centro) es una de las agricultoras urbanas más antiguas y respetadas de Bogotá.

Esta huertera, una de las más antiguas y respetadas en la capital, le aseguró a la audiencia que el fortalecimiento de la red de agricultores urbanos de Suba permitirá mejorar su trabajo comunitario y la labor ambiental.

“Todos debemos permanecer unidos para ser cada vez mejores. En este proceso es fundamental la participación de entidades como el JBB y la Alcaldía de Suba, quienes están comprometidos en fortalecer nuestra red de agricultores y la reciente ruta de huertas agroecológicas de la localidad”.

Julián Andrés Moreno, alcalde local de Suba, intervino y primero le agradeció a Melva por su extenso trabajo comunitario y ambiental en la localidad. “Esta red no sería posible sin esta mujer, un símbolo de lucha y resistencia de la agricultura urbana en toda la ciudad”.

Red de Suba

El alcalde local de Suba aseguró que la agricultura urbana es una prioridad en el Plan de Desarrollo.

El mandatario reveló que el fortalecimiento de la red y lo establecido en el Plan de Ordenamiento Territorial sobre agricultura urbana, contará con una nueva alianza entre la Universidad Nacional y la Alcaldía de Suba.

“A través de un convenio suscrito con el Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional, le vamos a hacer seguimiento a la agricultura urbana en Suba, acompañaremos con asistencia técnica a las huertas que están naciendo en la localidad y fortaleceremos la transformación y comercialización de los productos con manejo agroecológico”.

Este convenio busca que los ciudadanos postulen sus iniciativas ambientales para así fortalecer la resiliencia climática y social. En total se apoyarán 50 emprendimientos relacionados con agricultura urbana, el recurso hídrico y desarrollo rural sostenible.

Red de Suba

‘Guerreros y Guerreras unidos en acción’ es una de las huertas comunitarias más exitosas de la capital.

Moreno afirmó que la red de agricultores de Suba es un espacio de participación constructiva que tiene presupuesto en el Plan de Desarrollo y reconocimiento en el reciente Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

“El llamado a todos, tanto a la ciudadanía como a las instituciones, es a que sumemos y construyamos juntos ese fortalecimiento de la agricultura urbana en Suba, una actividad liderada en su mayoría por mujeres”.

Localidad pionera

Martha Liliana Perdomo, directora del Jardín Botánico, aseguró que la localidad de Suba es una de las más empoderadas y comprometidas con la agricultura urbana en toda la ciudad, una actividad que durante años ha sido liderada por mujeres guerreras como Melva.

“La comunidad de Suba ha venido apostándole a que la agricultura urbana sea una estrategia de sostenibilidad ambiental en el territorio. Esta localidad, por diversas situaciones y características ecosistémicas y sociales, ha sido una de las líderes en esta práctica en la capital”.

Red de Suba

La directora del JBB aseguró que Suba es una de las localidades pioneras en agricultura urbana.

Perdomo ha sido testigo del liderazgo agrícola de Suba. “Hace 17 años tuve el privilegio de ser directora del JBB por primera vez, una época en la que fortalecimos cerca de 20.000 huertas en toda la ciudad a través del fortalecimiento y asistencia técnica, muchas de ellas en la localidad de Suba”.

Durante esa época, la directora del JBB aprendió que el potencial de la agricultura urbana está en el trabajo y tejido social de las comunidades. “Con esta actividad, miles de familias desarraigadas por la violencia que llegaron a Bogotá, como es el caso de Melva, tuvieron la posibilidad de volver a sus raíces campesinas, tener un contacto con la tierra y sentir lo que era sembrar y crecer la vida con sus manos”.

También evidenció que la agricultura urbana sirve como terapia para la mente y las enfermedades. “Las poblaciones en proceso de desintoxicación por sustancias psicoactivas encontraron en las huertas una terapia para destinar su tiempo libre, reencontrarse con la naturaleza y mejorar sus condiciones de salud”.

Red de Suba

La agricultura urbana de Suba será fortalecida por medio de una red conformada por sus huerteros.

El intercambio de saberes, según Perdomo, es el verdadero corazón de la agricultura urbana. “Los campesinos fueron los que nos enseñaron a cultivar en el suelo, mientras que nuestros expertos los capacitaron para que sembraran en contenedores, canecas y terrazas. Suba fue una de las localidades que más se empoderó de esta actividad”.

El cuidado del medio ambiente hace parte del espíritu de las huertas urbanas. La directora del JBB les informó a los asistentes del evento que la agricultura urbana es fundamental para la lucha contra el cambio climático, ya que se destinan espacios donde los polinizadores encuentran alimento y así mantienen los procesos ecológicos.

Red de Suba

Los huerteros de Suba tomaron nota de todo lo que decían las entidades del Distrito.

“Las huertas son espacios donde podemos hacer un uso sostenible de los residuos orgánicos que salen de las cocinas, materiales que en vez de ir al relleno Doña Juana a incrementar los gases de efecto invernadero, se convierten en abonos y vida. La agricultura urbana tiene muchos valores ambientales, como las cosechas de las aguas lluvias para el riego”.

La multifuncionalidad de la agricultura urbana, manifestó Perdomo, se ve claramente en los procesos comunitarios de las mujeres y hombres de la localidad de Suba. “La historia de Melva es un claro ejemplo de la unión comunitaria en torno a la siembra y cosecha con manejo sostenible, la cual construye tejidos sociales, le aporta a la seguridad alimentaria y cuida los recursos naturales”.

Red de Suba

La localidad de Suba demostró que es una de las más interesadas en fortalecer la agricultura urbana.

Mejorar tejiendo

La red de agricultores de Suba, considerada la séptima del Distrito, promoverá las huertas urbanas de la localidad como espacios incluyentes, sostenibles y conscientes, y además dará a conocer los procesos comunitarios constituidos de la mano con las entidades.

“Este espacio busca consolidar las dinámicas sociales de los agricultores y agricultoras, propiciando el diálogo a través de actividades lúdicas, pedagógicas y culturales que motiven el intercambio de saberes y experiencias. También pretende hacer una articulación con las otras redes existentes en la localidad”, dijo Perdomo,

Los ciudadanos que conforman la red de Suba contarán con la asesoría del JBB para formular un plan de acción, mecanismo que busca fortalecer los procesos comunitarios y el acompañamiento técnico que promueva la sostenibilidad de las huertas.

Red de Suba

En un mes, los miembros de la red de Suba se reunirán para empezar a crear un plan de acción.

“Mujeres y hombres como ustedes son los que han permitido que la agricultura urbana, en una ciudad de ocho millones de habitantes, haya persistido y siga aportando a esa sostenibilidad y desarrollo social y ambiental. El Jardín Botánico seguirá apoyando este proceso en lo que nos permite nuestra misionalidad, como la capacitación, asesoría, asistencia técnica e investigación científica”.

Cultivar y trabajar comunitariamente a través del diálogo de saberes, fue el llamado que le hizo la directora del JBB a los más de 40 miembros de la red de agricultores urbanos de Suba, la cual cuenta con antiguos y nuevos huerteros.

“Cuando cada uno de ustedes siembra una semilla o plántula en una huerta, también está sembrando una esperanza, una oportunidad y muchas posibilidades como el encuentro con los vecinos, mejorar la alimentación, aportar al cuidado del ambiente y tener una mejor calidad de vida. Esa es #LaBogotáQueEstamosConstruyendo”.

Red de Suba

La fraternidad y el cariño fueron protagonistas en el evento de fortalecimiento de la red de Suba.

Por último, Perdomo manifestó que la red de Suba debe ser un espacio de intercambio de saberes y experiencias, “un lugar de encuentro y trabajo armónico donde todos apuntemos hacia el mismo lado y tengamos el interés genuino y sincero de sacar adelante la práctica de la agricultura urbana; ayudándonos los unos a los otros y construyendo una ciudad cuidadora, incluyente, sostenible y consciente”.

A tejer la red

Los más de 40 ciudadanos que llegaron al encuentro, entre los que se encontraban María Isabel Téllez, Betsy Rivera y Arcelly Padilla, mujeres que acaban de recibir el visto para continuar con sus huertas en espacio público, se organizaron en cuatro grupos para dar sus opiniones sobre lo que se necesita para fortalecer la red de agricultores de la localidad de Suba.

“Necesitamos capacitaciones sobre el manejo fitosanitario de las huertas e identificar bien las especies que estamos sembrando. Hay que caracterizar mejor los suelos, fortalecer los intercambios de saberes con todos los agricultores de Suba y difundir todo lo que hacemos para que la ciudad conozca nuestro trabajo”, aseguraron los participantes.

Red de Suba

Los huerteros se organizaron en grupos para debatir sobre lo que necesitan sus huertas.

Luego, todos volvieron a conformar un círculo para hacer un acto simbólico sobre el tejido ciudadano que fortalecerá la red de Suba, localidad que cuenta con más de 220 huertas urbanas y periurbanas y que fue la primera en consolidar la ruta turística ‘De huerta en huerta’ de Bogotá, llamada la Ruta del Sol.

Los expertos del JBB le entregaron a cada persona un aro de plástico pequeño, los cuales se conectarían con un aro grande ubicado en el centro del círculo a través de lazos de tela de diferentes colores.

Antes de conectar sus aros, los participantes dijeron las palabras que definirían el trabajo comunitario de la red. Las más concurrentes fueron trabajo en equipo, tolerancia, respeto, fortaleza, vida, sembrar, salud, bienestar, amor, compromiso, saberes, prosperidad, equidad, inclusión, esperanza, futuro, corazón, reciclaje, guerreros y guerreras.

Red de Suba

Los huerteros de Suba crearon una red simbólica como primer paso de su nuevo trabajo mancomunado.

Con la red simbólica ya conformada, los huerteros de Suba, en medio de aplausos y una algarabía comunitaria, gritaron ‘Bogotá es mi huerta’. Por último, se deleitaron con las mantecadas de maíz con quinoa y jugos que llevaron Melva y sus mujeres, y luego compraron varias de las hortalizas que se siembran en la huerta ‘Guerreros y guerreras unidos en acción’.

En un mes, los miembros de la red de agricultores de Suba se volverán a encontrar con los servidores públicos del Jardín Botánico y la alcaldía local para empezar a darle forma al plan de acción, la hoja de ruta que fortalecerá los procesos comunitarios y mejorará sus huertas.

«Me dio mucha alegría ver el compromiso de nuestras huerteras y huerteros para seguir mejorando con la agricultura urbana, una actividad que me permitió volver a conectarme con el campo. La red de Suba será el espacio ideal para que sigamos siendo una localidad pionera y comprometida con el trabajo social y ambiental», concluyó Melva.

Red de Suba

Los niños de Suba también están comprometidos con la agricultura urbana.   

 

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

231 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá