• Sumapaz, la localidad más extensa y rural de Bogotá, estrenó su banco comunitario de semillas agroecológicas.
  • Está ubicado en el Parque Temático Chaquén (corregimiento de Nazareth) y cuenta con semillas nativas y criollas de 21 especies y 48 variedades, como maíces y habas de colores, frijoles de altura, tomates, cebada cervecera y papas nativas.
  • Más de 60 campesinos, estudiantes y funcionarios de la Subred Sur participaron en la inauguración de este proyecto agroecológico.
  • El Jardín Botánico tiene proyectado consolidar nueve bancos comunitarios de semillas agroecológicas en la capital.

Lucrecia Hurtado, una campesina que nació hace más de siete décadas en Betania, uno de los corregimientos de Sumapaz, la localidad más extensa y rural de Bogotá, asegura que por sus venas no corre sangre sino agua de páramo.

“No me canso de decir con orgullo que nací y vivo en inmediaciones del páramo más grande del mundo, Sumapaz, una fábrica de agua decorada con millones de frailejones y aves hermosas como el colibrí chivito​ o barbudito”.

Esta campesina aún tiene muy vívidos los recuerdos de su niñez, una época en la que sus padres y abuelos le enseñaron a trabajar la tierra y sembrar semillas como varias papas nativas, cubios, ibias y chuguas.

“En esa época sí comíamos alimentos sanos. Los venenos que hoy utilizan en el campo no hacían parte de nuestro territorio paramuno y solo aplicábamos cenizas para fertilizar los suelos”.

Con el paso de los años, el corazón de Lucrecia comenzó a apachurrarse al ver que los cultivos de su corregimiento eran tratados con químicos y las semillas nativas desaparecían a pasos galopantes.

“Todo se llenó con papas que no hacen parte de esta tierra y la ancestralidad de nuestros antepasados fue enterrada con esos productos. El sabor de los alimentos empezó a cambiar y todo me sabía raro”.

La sumapaceña soñaba con ver los campos de Betania llenos de las especies que sus padres y abuelos le enseñaron a sembrar.

“Monté una huerta en mi finca y fui al Parque Temático Chaquén, que trabajaba desde hace varios años en la recuperación de semillas ancestrales”.

Rayo de esperanza

La ilusión de volver a sembrar las semillas más representativas de Sumapaz de Lucrecia llegó a su máximo nivel hace una semana, cuando funcionarios de la Subred Sur la invitaron a participar en un evento.

“Me dijeron que el Jardín Botánico de Bogotá (JBB) iba a inaugurar un banco de semillas agroecológicas en el Parque Temático Chaquén, sitio del corregimiento de Nazareth donde realizan procesos de seguridad alimentaria, ecoterapia y sistemas productivos saludables”.

Lucrecia aceptó encantada la invitación y les informó del evento a varias de sus amigas que comparten su amor por el campo de antaño. “Volver a ver papas nativas, cubios, ibias y chuguas nos aceleró el corazón”.

Martha Lucía Caballero fue una de ellas. Aunque admite que no ha tenido un contacto tan directo con la tierra, si recuerda que en su infancia se alimentaba con los productos nativos de Sumapaz.

“Siempre he querido aprender sobre las semillas nativas para sembrarlas en mi finca sin aplicar ningún tipo de químico. El Jardín Botánico le ayuda a la comunidad de Sumapaz a montar huertas y por eso me puse muy contenta con la invitación”.

La Subred Sur corrió la voz del lanzamiento del banco de semillas agroecológicas entre la comunidad de los corregimientos de Nazareth, Betania y San Juan. La mayoría confirmó su asistencia.

“Para nosotros es muy importante contar con este banco de semillas en el Parque Chaquén, un predio donde la comunidad participa en actividades de seguridad alimentaria, agricultura urbana, sistemas productivos, plantas medicinales y recuperación de semillas ancestrales”, dijo Yeison Páez, coordinador del parque.

Primer banco de semillas rural del Distrito

Más de 60 personas, entre habitantes de Sumapaz y estudiantes del Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (PEAMA) de la Universidad Nacional, se dieron cita en el Parque Chaquén para conocer el nuevo banco de semillas agroecológicas. 

Wilson Rodríguez, coordinador del grupo de agricultura urbana del Jardín Botánico, fue el encargado de instalar el evento e informarle a la comunidad todos los detalles sobre este proyecto agroecológico y ancestral.

“Tenemos como meta consolidar 10 bancos de semillas agroecológicos en Bogotá: uno madre y nueve comunitarios en varias localidades de la ciudad. A la fecha hemos inaugurado cuatro: el del JBB (el madre), Suba, Rafael Uribe Uribe y ahora Sumapaz”.

Según Rodríguez, el de la localidad de Sumapaz será el primer banco rural de semillas agroecológicas del Distrito en Bogotá y tendrá un manejo distinto al de los demás bancos comunitarios de la capital del país.

“En lugar de entregar semillas, en Sumapaz vamos a dar plántulas germinadas. Esto se debe a que el Parque Chaquén cuenta con el espacio y la capacidad para propagar y germinar las semillas”.

Luego de recibir una plántula germinada, la persona deberá sembrarla en su terreno y sacarle las semillas. “El compromiso es que le retribuyan varias semillas al banco para que sean utilizadas en posteriores procesos de germinación”.

Juan David Córdoba, ingeniero en agroecología del JBB encargado de liderar el montaje de los bancos, aseguró que el de Sumapaz contará con semillas de 21 especies y 48 variedades como maíces y habas de colores, frijoles de altura, tomates, cebada cervecera y papas nativas.

“El Parque Chaquén será el custodio del banco. La comunidad deberá llenar una solicitud con la cantidad de plántulas que quieren sacar y los profesionales del sitio se encargarán de analizarlas y darles viabilidad”.

Las semillas de los 10 bancos agroecológicos de Bogotá provienen de sitios liderados por custodios en departamentos como Nariño, Antioquia y Boyacá. “El banco madre del JBB se encargará de surtir a los nueve bancos comunitarios”, precisó Córdoba.

El objetivo es que la comunidad siembre las semillas (plántulas en el caso de Sumapaz) y luego devuelva cierta cantidad al banco comunitario. “El ideal es que los usuarios puedan tener acceso a las semillas, las cultiven en sus fincas, las multipliquen y nutran cada uno de los bancos”.

Sebastián Niño, coordinador territorial de agricultura urbana del JBB en las localidades de Rafael Uribe Uribe, Sumapaz y Usme del JBB, aseguró que los bancos de semillas también buscan rescatar la ancestralidad de los territorios.

“Las semillas de estos bancos provienen de procesos liderados por custodios de semillas de Boyacá, Antioquia y Nariño hace más de 30 años . Por eso, la idea es que ustedes no las guarden sino que las cultiven y las dinamicen”.

Intercambio de saberes

Además de cumplir el sueño de volver a ver las semillas de su territorio y poderlas sembrar en su finca, Lucrecia aseguró que el banco agroecológico de Sumapaz servirá para unir a las distintas generaciones.

“Escuchar a los jóvenes estudiantes hablar sobre las semillas nativas con propiedad me llenó el corazón de alegría. El campo se está quedando sin gente porque las nuevas generaciones quieren salir del territorio para tener una mejor vida”.

Según Lucrecia, el banco rural de semillas de Sumapaz será el puente para que los jóvenes y los mayores dialoguen. “Nosotros contamos con ese conocimiento ancestral y ellos aprenden cada vez más sobre lo técnico. Al unirnos estoy segura que vamos a salvar las semillas nativas y criollas”.

Jacson Peña, estudiante del PEAMA de la Universidad Nacional, coincide con esta campesina paramuna. “Los mayores y los jóvenes podemos hacer cosas maravillosas juntos. Este banco nos va a permitir hacer intercambios de semillas y conocimientos”.

Luego de conocer los por menores de este proyecto agroecológico, los más de 60 asistentes al evento sembraron algunas de las semillas en las parcelas del invernadero del Parque Chaquén y luego participaron en un taller de alimentación saludable.

“Les enseñamos a preparar un wrap de lechuga, acelga, zucchini, espinaca y una salsa con un pesto de albahaca. Noté que la comunidad de Sumapaz poco come vegetales y por eso quedaron maravillados con esta receta”, dijo Diego Huertas, chef del JBB.

Martha Lucía se sorprendió mucho con este plato vegetariano y por eso probó cuatro wraps. “No sabía que con las lechugas y espinacas podíamos hacer algo tan delicioso. Acá no somos muy amantes de los vegetales; lo que más comemos es papa, arroz, pollo y carne”.

Para el coordinador del Parque Chaquén, ser guardianes del nuevo banco de semillas agroecológicas de Sumapaz va a permitir ampliar las temáticas que son abordadas con la comunidad en este lugar de Nazareth.

“Le apuntamos a recuperar las semillas nativas que se han ido perdiendo con el paso de los años en Sumapaz. Vamos a rescatar esa historia a través de un trabajo con las personas mayores del territorio”.

Nodo de biodiversidad

El Parque Temático Chaquén es uno de los ocho nodos de biodiversidad que hay en Bogotá y la región, un proyecto que surgió a través de un convenio entre el Jardín Botánico, el Instituto de Humboldt y la Secretaría Distrital de Ambiente. 

Estos nodos son espacios naturales o seminaturales reconocidos y apropiados por las comunidades que permiten consolidar procesos de investigación, intercambio de saberes y redes de trabajo en torno al manejo adecuado de la biodiversidad.

El objetivo de estos sitios es promover un modelo para la investigación, la apropiación social, la valoración y el aprovechamiento de los servicios ecosistémicos. El del Parque Chaquén fue inaugurado en 2007 a partir de la Política Pública de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

En el nodo de Sumapaz se trabajan líneas como la conservación de la agrobiodiversidad, la recuperación del conocimiento ancestral en plantas medicinales y formas solidarias de producción rural.

“Con el nuevo banco rural de semillas agroecológicas se fortalece aún más el nodo de biodiversidad porque se efectuará la siembra de parcelas demostrativas para conservar y multiplicar las semillas agroecológicas de una manera constante”, puntualizó Rodríguez.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

1014 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá