• La versión número 23 de los Mercados Campesinos Agroecológicos se vistió de fiesta para celebrar los 68 años del Jardín Botánico y los 485 años de Bogotá.  
  • Concierto de música carranguera, bailes típicos de adultos mayores y muestras culinarias saludables, deleitaron a los visitantes de este encuentro mensual con el campo.
  • 35 huerteras, huerteros, productores locales y emprendedores ofrecieron sus hortalizas, plantas medicinales, transformados de la agricultura urbana, amasijos y productos frescos.

Bogotá amaneció encapotada y paramosa el domingo 6 de agosto. Una densa bruma ocultó la belleza de los Cerros Orientales y una tierna llovizna humedeció las calles, árboles y arbustos. Los paraguas pululaban por todos los recovecos de la capital del país. 

Lolita Salazar, una de las huerteras icónicas de la localidad de San Cristóbal, tenía la corazonada que el panorama grisáceo de la ciudad era pasajero. “Es una prueba para sus habitantes. Los que en verdad la quieren, van a salir a celebrar sus 485 años”.

La licenciada en filosofía y ciencias religiosas salió de su casa a las seis de la mañana y cogió rumbo hacia el Jardín Botánico de Bogotá (JBB). En una caja tenía más de 30 frascos de chimichurris y pestos, productos que elabora con las plantas de su huerta.

“Por nada del mundo me perdería la versión número 23 de los Mercados Campesinos Agroecológicos. Además de vender mis productos, en esta ocasión vamos a celebrar dos fechas muy importantes: los 68 años del JBB y el cumpleaños de nuestra hermosa ciudad”.

Lolita llegó lavada a la plazoleta principal de la entidad. Luego de ordenar los pestos, chimichurris, ajíes y plantas medicinales en la carpa que le designaron, se secó su cabellera platinada y se quitó la chaqueta mojada.

“Mi corazonada era cierta: hacia las ocho de la mañana el sol le ganó la batalla a las nubes y el cielo empezó a abrirse. Con la primera venta el corazón se me aceleró; ya estaba lista para celebrar este cumpleaños doble”.

Mientras las 35 huerteras, huerteros, productores y emprendedores locales ofrecían hortalizas, plantas medicinales, transformados de la agricultura urbana, amasijos y productos frescos, los profesionales del JBB se encargaban de la logística de la celebración.

“Me dijeron que iban a traer grupos musicales y de danza tradicionales y a un chef que nos prepararía recetas saludables. También me enteré que íbamos a partir una torta para homenajear a Bogotá y al JBB”, dijo Lolita. 

Homenajes de los huerteros

La celebración de los cumpleaños de Bogotá y el Jardín Botánico en los Mercados Campesinos Agroecológicos inició a las nueve de la mañana, cuando decenas de ciudadanos, con sus canastos y talegos ecológicos, empezaron a mercar.

Los boleros, salsas y guarachas de Celia Cruz amenizaron las primeras horas de la jornada campesina. La lluvia quedó en el pasado y los rayos del sol hicieron lucir las hortalizas y plantas medicinales mucho más frescas y coloridas.

Juan Calderón, un químico de la localidad de Engativá que elabora jaleas cien por ciento naturales con algunas de las plantas y frutas de las huertas, estaba más emocionado de lo normal por celebrar el cumpleaños del JBB.

“Con estos mercados nos permiten dar a conocer nuestros productos. Hoy estoy muy contento por poder conmemorar los cumpleaños del JBB, una entidad que me ayudó a montar mi huerta casera de plantas medicinales y me ha invitado a muchos cursos para mejorar mi emprendimiento”. 

César Molina, líder de la huerta urbana El Edén (localidad de Tunjuelito) que elabora picantes, salsas y dulces de fresa, mora, maracuyá y gulupa, aprovechó el mercado campesino para agradecerle al Jardín Botánico.

“Además de poder vender los productos de mi emprendimiento Tijicum en estos mercados, los profesionales del JBB nos han ayudado mucho a mejorar la huerta. Hoy quiero felicitarlos por llevar 68 años reverdeciendo la ciudad”.

Otilia Sanabria, que cultiva hortalizas, frutas y plantas medicinales en dos huertas y comercializa polen, miel y propóleo, aseguró que las actividades del JBB ayudan a conservar a los principales polinizadores del mundo.

“Con las plantaciones de árboles y arbustos de diferentes especies en toda la ciudad están salvando a las abejas. El Jardín Botánico es una entidad de suma importancia para la biodiversidad urbana y por eso hoy quiero felicitarlos de todo corazón por su trabajo”.

Soley Durán, Saray Frías, María Elsy Rivas, Dannis Sequeira y Tania Ávila presentaron los emprendimientos ambientales que lograron consolidar en su paso por ‘Mujeres que Reverdecen’, programa ambiental y social de la Alcaldía de Bogotá.

“No tengo palabras suficientes para expresarle todo el cariño que le tengo al JBB por ayudarme a montar mis vinagretas con las plantas de las huertas, un negocio que crece cada día. Ojalá pueda celebrar cada uno de sus cumpleaños”; dijo Soley.

Rosemary Herbal Orgánica, aceites, pomadas y jabones elaborados con las plantas medicinales de una huerta en la localidad de Bosa, es el nombre del emprendimiento que crearon María Elsy Rivas y Dannis Sequeira, dos mujeres del Pacífico y Caribe colombiano.

“El JBB fue el que nos motivó a volvernos empresarias ambientales. Nuestro emprendimiento ha crecido mucho: todas las semanas participamos en ferias y eventos y hacemos domicilios por toda la ciudad. Estamos muy contentas por celebrar los 68 años de esta hermosa entidad”.

Saray Frías, una joven venezolana y madre de cuatro hijos, fue una de las ciudadanas que más floreció en ‘Mujeres que Reverdecen’. Además de volver a sentirse valorada como mujer, cumplió el sueño de ser empresaria.

“Con el Jardín Botánico pude darle vida a ‘Kaia: lo mejor de la tierra para ti’, champús naturales elaborados con varias de las plantas medicinales de las huertas. Me quedo corta en expresar todo el amor que siento por la entidad que me volvió a la vida”.

La ancestralidad del Pacífico es la protagonista del emprendimiento de Tania Ávila, una mujer afro nacida en el municipio de Tumaco que elabora bebidas tradicionales de su territorio a base de viche, como el arrechón, el tumba catre y el pipilongo.

“En ‘Mujeres que Reverdecen’ fortalecí mi emprendimiento y tuve la oportunidad de compartir mis conocimientos ancestrales con mis compañeras. Felicidades al JBB por estos 68 años llenos de verde y naturaleza”.

Marcela Ruiz y Marco Salazar, una pareja de licenciados en biología que lideran varios procesos de educación ambiental en Cerro Seco, un ecosistema subxerofítico de la localidad de Ciudad Bolívar, se estrenaron en el Mercado Campesino Agroecológico.

“Nuestro emprendimiento se llama Sustrato Artesanal, aretes, pines, cuadros, postales y tejidos que elaboramos con material reciclado inspirados en la diversidad biológica. Estamos muy contentos por participar en estos mercados y celebrar los cumpleaños de una de las entidades más lindas del país”.

Las mariposas, colibríes, jaguares, manatíes, aves, chuchas, panteras y otros tesoros biodiversos colombianos que estos jóvenes amantes de la naturaleza elaboran con lujo de detalle, llamaron la atención de los cientos de visitantes del mercado campesino.

“Para celebrar el cumpleaños del JBB elaboramos aretes y pines de la Mutisia clematis, la especie insignia de la entidad. Estamos muy agradecidos por estar presentes en este encuentro que rinde un homenaje a nuestros campesinos”.

Martha Orobajó y Gladys Zúñiga, dos huerteras de las localidades de Bosa y Usme, no se pierden los Mercados Campesinos Agroecológicos. Siempre están presentes el primer fin de semana de cada mes con sus hortalizas, plantas y productos transformados como condimentos.

Estamos inmensamente agradecidas con el JBB por abrirnos las puertas y ayudarnos a mejorar nuestros procesos agroecológicos en las huertas. Hoy celebramos un año más de vida de la entidad que tiene su corazón y alma aferradas en las huertas.

La huerta Micaela (Suba); Guillermo Montoya (hongos y hortalizas de la Plaza de los Artesanos); Alejandra Mogollón (la señora de las suculentas); Andrea Moya (papas nativas de Sumapaz); y los jóvenes de la huerta El Camino (Engativá); también celebraron los cumpleaños del JBB y Bogotá.

“El JBB es la entidad de la agricultura urbana en Bogotá, un centro de aprendizaje que todos los bogotanos debemos conocer y amar. Sus profesionales están por toda la ciudad ayudándonos a los huerteros a mejorar nuestros emprendimientos y terruños agroecológicos”, apuntó Guillermo.

Fiesta huertera

A las 11 de la mañana, las 35 huerteras, huerteros, productores locales y emprendedores se organizaron alrededor de una mesa que tenía en su centro un gran ponqué, un regalo de la Secretaría de Desarrollo Económico.

Luego de cantarles el cumpleaños a Bogotá y el Jardín Botánico, el Mercado Campesino Agroecológico se convirtió en una fiesta con la carranga del grupo musical del Comando de Apoyo de Acción Integral y Desarrollo del Ejército Nacional.

“Todos los campesinos amamos la carranga y por eso este concierto fue la mejor forma de celebrar los 485 años de Bogotá y los 68 del Jardín Botánico. Bailé todas las canciones que tocó el grupo del Ejército”, aseguró Lolita.

Un olor a comida fresca se apoderó de la plazoleta principal del JBB hacia el mediodía. Diego Huertas, chef de la entidad, estaba preparando una receta saludable: lasaña vegetariana, flan de auyama y jugo de chachafruto.

“Esta lasaña es mi regalo para Bogotá y el Jardín Botánico en sus cumpleaños. Está elaborada con una boloñesa de auyama, calabaza, berenjena y tomate; una salsa bechamel con espinaca, acelga y zucchini; queso mozzarella; y leche de soja y almendra”.

Luego del almuerzo saludable, una receta que deleitó a los huerteros, productores, emprendedores y visitantes, el turno fue para el grupo de danzas Reverdecer, conformado por adultos mayores de la localidad de Engativá.

“Algo muy bonito de estos mercados es que tienen como protagonistas a los adultos mayores. Somos personas que aún tenemos mucho que dar y por eso fue hermoso ver a las mujeres de este grupo bailar música colombiana como el bambuco”, anotó Soley.

Aunque la lluvia volvió a aparecer durante algunas horas de la tarde, el agua no afectó los aires de fiesta. “Fue un Mercado Campesino muy especial porque todo giró en torno a la agricultura urbana, la ancestralidad, la cultura y el campo. Este cumpleaños se aferró a mi corazón”, puntualizó Lolita.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

655 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá