• El aula ambiental Soratama, ubicada en lo más alto de los Cerros Orientales de Usaquén, es un caso exitoso de restauración ecológica y reconformación geomorfológica.
  • En este lugar, la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) logró lo que muchos consideran imposible: convertir una antigua cantera en un paraíso biodiverso gobernado por el bosque altoandino.
  • Uno de sus atractivos es una huerta que rinde homenaje a los muiscas, un terreno agroecológico que ha beneficiado a cerca de 120 personas.
  • Allí, 16 de las ‘Mujeres que reverdecen’ siembran y cosechan con sus familias más de 50 especies de hortalizas, frutales y plantas medicinales.
Huertas de Usaquén

La Secretaría de Ambiente trabaja con la comunidad en la huerta del aula ambiental Soratama.

Todo indica que los muiscas, un pueblo indígena anfibio que veneraba el agua, el verde y toda muestra de naturaleza, fueron sus primeros ocupantes humanos. En la época prehispánica, estos indígenas utilizaron las rocas de la montaña para hacer caminos y así transitar hacia sus demás lugares sagrados.

El sitio, ubicado arriba de la Carrera Séptima entre las calles 166 y 167, es decir en los Cerros Orientales de la localidad de Usaquén, fue llamado Soratama, el mismo nombre de una de sus princesas muiscas que fue desterrada a la laguna de Guatavita por sus amoríos con un guerrero español.

Aunque este pueblo indígena palideció por el accionar de los españoles, la montaña de Soratama sobrevivió durante siglos a la mano del hombre como un popocho bosque altoandino lleno de petirrojos, colibríes, serpientes y lagartijas. Así se mantuvo hasta que llegó la urbanización.

Huertas de Usaquén

Varias de las vías de Bogotá fueron construidas con el material que resguardaba la montaña de Soratama.

Su declive ambiental comenzó en 1918, cuando el terreno fue comprado por Pedro López Pumarejo para darle vida a una de las haciendas más importantes de la ciudad. Luego, el predio fue vendido y se convirtió en varios lotes que comenzaron a ser explotados como canteras.

Te puede interesar: Marsella: una huerta con alma y corazón de mujer

En esa época, miles de personas procedentes de varias partes del país llegaron a los cerros de Usaquén huyendo de la violencia, todos con el sueño de iniciar una nueva vida lejos del conflicto armado.

Estos ciudadanos le dieron vida al barrio Soratama y muchos fueron contratados como trabajadores de la cantera que llevaba el mismo nombre, un frente de explotación de los materiales que escondía la montaña y el cual se intensificó hacia el año 1954.

Huertas de Usaquén

La cantera de Soratama causó serios impactos ambientales en los Cerros Orientales.

Gran parte del desarrollo urbanístico de Bogotá durante el siglo XX fue posible gracias a la arena y piedras extraídas de este cerro de Usaquén, una actividad que borró de tajo su bosque nativo y lo convirtió en un lugar árido que lucía como el mordisco de una criatura mitológica.

Adiós a la cantera

Durante 40 años, Soratama fue una de las canteras más explotadas de los cerros nororientales de la ciudad, un frente minero que fue manejado por la antigua Secretaría de Obras Públicas del Distrito.

En 1990, la cantera fue clausurada y entregada a la Defensoría del Espacio Público. Luego de varios años pasó en comodato al entonces Departamento Administrativo del Medio Ambiente (DAMA), hoy Secretaría Distrital de Ambiente (SDA).

Huertas de Usaquén

La Secretaría de Ambiente lidera la restauración ecológica y reconformación geomorfológica de Soratama.

La entidad ambiental del Distrito se trazó una tarea apoteósica y para muchos imposible: devolverle a la montaña lo que la mano del hombre le había arrebatado a través de un proyecto de reconformación geomorfológica y restauración ecológica.

Entre 2000 y 2004, la SDA y la Universidad Nacional realizaron los diseños de la nueva Soratama, que incluían la construcción de una galería de drenaje, el manejo superficial y subterráneo de las aguas, la estabilización de los taludes y la construcción de gaviones y trinchos.

Además de garantizar la estabilidad de los terrenos de la antigua cantera, dichos diseños definieron los tratamientos y procesos de restauración ecológica de la zona, como un manejo de las coberturas vegetales, introducción de biomantos y siembra de especies nativas.

Huertas de Usaquén

Así luce hoy Soratama: un denso bosque con pocas huellas de la antigua cantera.

En 2005, luego de la aprobación del Plan de Manejo Ambiental por parte de la CAR, la Secretaría de Ambiente dio marcha a la ejecución de las obras, un nuevo frente de trabajo que culminó a finales de 2007.

Varias Juntas de Acción Comunal y Corposoratama, una unión de varios vecinos del barrio, participaron en el proceso de restauración, un proyecto que contó con una inversión millonaria por parte del Distrito y el Fondo Nacional de Regalías.

Inauguración por lo alto

El 6 de agosto de 2008, cuando Bogotá cumplió 470 años de fundación, el país conoció el nuevo rostro de Soratama, seis hectáreas donde la Secretaría de Ambiente le dio vida a su cuarta aula ambiental.

Te puede interesar: Huerteros y estudiantes: una simbiosis que fortalece la agricultura urbana

El terreno quedó dividido en cuatro áreas: bosque altoandino, el antiguo frente de explotación, la zona de patios y un sitio de recreación pasiva para el disfrute de la comunidad donde se construyó un vivero para la producción de plantas nativas.

Huertas de Usaquén

Luego de su proceso de restauración y reconformación, Soratama se convirtió en la cuarta aula ambiental de Bogotá.

En ese entonces, la SDA informó que el área de bosque, ubicada en sitios con alturas superiores a los 2.800 metros sobre el nivel del mar, fue reverdecida con especies nativas de los Cerros Orientales, como laurel, encenillo, mano de oso, aliso, entre otras.

“El antiguo frente de explotación, en donde se efectúo el mayor movimiento de tierra, contó con el desarrollo de varias obras destinadas a la estabilización geotécnica de taludes, mediante cortes y rellenos compactados”.

En esta zona se hicieron obras de drenaje superficiales y subterráneas, trinchos, gaviones y la instalación de biomantos con costales de fique, en cuyo interior se introdujeron especies nativas y el sustrato para generar la capa orgánica.

Huertas de Usaquén

Soratama ofrece vistas panorámicas del norte de la ciudad.

Una de las obras más llamativas está en el área de patios, una red de senderos en forma de caracol que recrea el proceso de sucesión ecológica desde la etapa herbazal hasta llegar a un bosque de encenillos y gaques.

“En cada círculo del caracol ecológico se plantaron especies de hierbas, herbazal leñoso, matorral, rastrojo y bosque altoandino”, aseguró la SDA el día de la inauguración del aula ambiental.

La galería de drenaje imita las condiciones del socavón de la antigua mina. Su objetivo es encauzar las aguas lluvias que se filtran por la montaña hacia las redes de drenaje, las cuales llegan a varias pocetas.

Huertas de Usaquén

Los visitantes de Soratama pueden recorrer parte del interior de la montaña.

En la parte baja de Soratama se construyeron 3.800 metros de senderos ecológicos que evocan la simbología muisca, además de un huerto para la producción de aromáticas y el vivero del material vegetal nativo.

Los visitantes pueden apreciar todo el proceso de restauración ecológica desde dos miradores, sitios que también son utilizados para el avistamiento y estudio de las aves migratorias.

Te puede interesar: Las cinco paradas de la ruta agroecológica de Kennedy

“Soratama es un proceso de reconformación geomorfológica y restauración ecológica muy exitoso. Los resultados de las obras, como gaviones, taludes y métodos de restauración asistida, son más que evidentes”, afirmó Silvana Barón, profesional de la SDA y administradora del aula ambiental.

Por su ubicación en lo más alto de las montañas de Usaquén, el aula ambiental Soratama fue nombrada ‘La tierra del sol’, un Parque Ecológico Distrital de Montaña donde la ancestralidad de los muiscas está presente en todos sus recovecos.

Huertas de Usaquén

Soratama es un espacio para la educación ambiental y la investigación científica.

La huerta muisca

El mismo día de la apertura de Soratama, es decir hace 14 años, fue presentada al público la huerta urbana de esta aula ambiental, un terreno de 76,2 metros cuadrados que también le rinde homenaje a la cultura muisca.

Según Barón, la huerta empezó como un espacio para la producción de plantas medicinales y aromáticas, como tomillo, laurel y albahaca. “El diseño tuvo en cuenta la cosmología muisca y por eso tiene formas de espiral o caracol que simulan el sol, la luna y los senderos que hacían estos indígenas en el pasado”.

La huerta de la tierra del sol les abrió sus puertas a los habitantes del barrio Soratama que querían volver a conectarse con sus raíces campesinas, al igual que a los ciudadanos que visitaban el aula ambiental.

Huertas de Usaquén

Otro de los atractivos de Soratama es una huerta que le rinde un homenaje a la cultura muisca.

Con el paso de los años, la comunidad manifestó que no quería sembrar únicamente estas especies sagradas para combatir enfermedades, por lo cual la Secretaría de Ambiente decidió ampliar el proyecto agroecológico.

“La huerta exclusiva de aromáticas y medicinales duró aproximadamente ochos años. En 2016 decidimos darle otro uso al espacio con la siembra de diversas hortalizas, frutales y especies nativas como maíz, papa, quinua, frijol y amaranto”, anotó Barón.

Las familias del barrio que sembraban en la huerta, la mayoría personas de la tercera edad, evidenciaron que el aspecto físico del terreno estaba jugando en su contra: las cosechas eran mínimas debido a que la zona no estaba cubierta.

Huertas de Usaquén

La huerta de Soratama inició como un proyecto de plantas aromáticas y medicinales.

“La huerta está ubicada a 2.800 metros sobre el nivel del mar, por lo cual las condiciones del sol, viento y temperatura no favorecían a los cultivos. Unos abuelitos propusieron construir un tipo de invernadero y lo hicieron de una forma artesanal”.

Lugar comunitario

En 2019, la Secretaría de Ambiente mejoró el rústico invernadero que cubría los cultivos de la huerta con el levantamiento de una infraestructura óptima, un proyecto que al poco tiempo arrojó resultados exitosos.

Te puede interesar: Chihiza-le: la maloca ancestral de Tunjuelito

“Le pusimos condiciones de luz y aire óptimas para el desarrollo de los cultivos. Este cambio de dirección generó una producción enorme de lechugas, espinacas y zanahorias, hortalizas que los huerteros vendieron en el barrio”, afirmó la administradora de Soratama.

Huertas de Usaquén

Varios habitantes del barrio Soratama siembran y cosechan en esta huerta. Fotos: cortesía SDA.

Decenas de adultos mayores del barrio Soratama fueron los primeros beneficiados con los regalos de la huerta. A cada uno, la SDA les dio una era para que sembraran con sus familias y así tuvieran alimentos sanos para llevar a sus casas.

“Además de cultivar sus propios alimentos de una manera agroecológica, es decir sin aplicar ningún químico, la huerta les sirve como un espacio para despejar sus mentes, salir de la rutina, olvidar del estrés y conectarse con sus raíces campesinas”, apuntó Barón.

Luego de la pandemia del coronavirus, 16 ciudadanas de Usaquén que ingresaron al programa ‘Mujeres que reverdecen’ con la Secretaría de Ambiente, comenzaron a participar en las actividades diarias de la huerta.

Huertas de Usaquén

Las ‘Mujeres que reverdecen’ de la Secretaría de Ambiente también trabajan en esta huerta de Usaquén. Foto: cortesía SDA.

“Estas mujeres son madres cabeza de familia con algún grado de vulnerabilidad. En la huerta les dimos la oportunidad de contar con alimentos sanos para llevar a sus familias, un alivio que le aporta a la seguridad alimentaria”, recalcó la experta.

La huerta de la tierra del sol se consolidó como un terruño verde y agroecológico debido a las más de 50 especies de hortalizas, frutales, plantas medicinales y aromáticas que siembra y cosecha la comunidad.

“Este terreno cuenta con 13 eras, las cuales son cuidadas y mantenidas por las personas que vienen a sembrar. Están repartidas entre las ‘Mujeres que reverdecen’ y los adultos mayores del barrio Soratama”.

Huertas de Usaquén

En la huerta de Soratama siembran varios habitantes del barrio y ‘Mujeres que reverdecen’. Foto: cortesía SDA.

El compromiso de la comunidad, según Barón, es cuidar y tener cada una de las eras intacta. Si alguna persona llega a abandonar el terreno otorgado, pierde el privilegio de sembrar y cosechar y luego le es entregado a otro ciudadano interesado.

Te puede interesar: La ecóloga con raíces campesinas que custodia las semillas nativas de Colombia

La Secretaría de Ambiente tiene tres eras propias: una de jardinería comestible y las otras dos con semilleros y plantas aromáticas y medicinales; estas últimas están en la huerta desde sus inicios, es decir desde el año 2008.

“La era de jardinería comestible es un espacio demostrativo para hacer educación ambiental. La mayoría de las personas ignoran que algunas plantas de jardín se pueden comer o sirven para decorar algún plato, como los pensamientos, clavellina, azulita y primavera”.

Huertas de Usaquén

Una de las eras de la huerta es exclusiva para plantas de jardín comestibles.

Centenar de beneficiados

Según Barón, en los 14 años de vida que tiene la huerta de Soratama se han beneficiado más de 120 personas, tanto adultos mayores y mujeres cabeza de familia del barrio como los trabajadores del aula ambiental.

“Por ejemplo, cada una de las 16 ‘Mujeres que reverdecen’ tiene un núcleo familiar conformado por mínimo tres personas, ciudadanos que les ayudan a sembrar y se alimentan de los cultivos; también les venden los productos a sus vecinos”.

Los más de 20 profesionales y operarios de la SDA que trabajan en Soratama han ayudado a mantener con vida la huerta. “Con las plantas aromáticas que sembramos preparamos las bebidas para las personas que visitan el aula ambiental a diario”.

Huertas de Usaquén

Los ciudadanos que visitan Soratama conocen el proceso agroecológico de la huerta.

La huerta está abierta todos los días entre las seis de la mañana y las cuatro de la tarde, el mismo horario que tiene el aula ambiental. “Sin embargo, la comunidad viene más que todo los fines de semana a sembrar, cosechar y compartir un tiempo en familia”.

El verde profundo de este terruño de Usaquén se debe a sus plantas aromáticas y medicinales (salvia, violeta, orégano, hinojo, hierbabuena, lavanda, ruda, caléndula, poleo y amaranto); y hortalizas (acelga, brócoli, papa criolla, papa pastusa, haba, tomate, arveja, frijol, cebollín, cilantro, perejil, ahuyama, remolacha, pimentón y rábano).

“También tenemos frutales como arándanos, lulos, moras y uchuvas; y especies nativas que eran sembradas por los muiscas, como papas, frijoles, maíz, quinua y amaranto. Esta huerta es un homenaje a nuestros ancestros”.

Huertas de Usaquén

Esta huerta institucional de Usaquén es bastante próspera y colorida.

En este terruño agroecológico, el Jardín Botánico realizó varias capacitaciones sobre agricultura urbana con 30 ‘Mujeres que reverdecen’ de la SDA. “Estas charlas duraron mes y medio y las mujeres aprendieron sobre siembra, especies, tiempos de producción y procesos de postcosecha”.

Futuro prometedor

La comunidad seguirá siendo la protagonista de la huerta de Soratama. Por eso, actualmente la Secretaría de Ambiente realiza un trabajo social en el barrio para que más personas se suban en el bus de la agricultura urbana.

Te puede interesar: Huertas semilla: una estrategia que reverdecerá Teusaquillo y Barrios Unidos

“Hoy en día tenemos cuatro eras desocupadas, terrenos que pueden ser utilizados por personas de la comunidad que quieran sembrar y cosechar. En las demás participan las ‘Mujeres que reverdecen’, los adultos mayores y los trabajadores del aula”, informó Barón.

Huertas de Usaquén

El corazón de la huerta de Soratama es la comunidad. Fotos: cortesía SDA.

Según la profesional, el principal limitante es la ubicación de este Parque Distrital de Montaña, es decir en lo más alto de los Cerros Orientales de Usaquén. “Muchas personas deciden no participar porque no cuentan con el dinero para pagar el transporte que los sube hasta el parque”.

Sin embargo, la huerta busca proyectarse como un ejemplo a seguir en la ciudad. Por eso, hace parte de los recorridos ambientales que realiza la SDA dentro del aula ambiental, los cuales incluyen estaciones como los dos miradores, el vivero, la red de senderos, la antigua zona de explotación y la galería de drenaje.

“Los visitantes quedan maravillados con la forma y los colores de la huerta; siempre nos preguntan por consejos para poder montar sus propias iniciativas en los barrios. También aprenden sobre la cosmología muisca y la importancia de cultivar alimentos de una forma agroecológica”.

Huertas de Usaquén

Varias de las personas que visitan la huerta replican lo aprendido en sus casas y barrios.

El suelo de la huerta cuenta con dos manos amigas: una compostera y un lombricultivo. “En estos sitios llevamos los residuos orgánicos, como cáscaras de frutas, verduras y huevos, para hacer abonos”.

Te puede interesar: La Amistad: una huerta de Rafael Uribe Uribe que nació durante la pandemia

Barón afirma que este terruño agroecológico es un espacio fundamental para la educación ambiental. “El que visita Soratama se lleva nuevos conocimientos sobre la agricultura urbana, seguridad alimentaria, reciclaje y siembra agroecológica. Varios han replicado estas enseñanzas en sus casas o en sitios de los barrios”.

La administradora del aula ambiental invita a todos los ciudadanos a conocer este sitio de la localidad de Usaquén. “Soratama es un caso de éxito de la restauración ecológica y la reconformación geomorfológica que rescata la ancestralidad muisca. Los que quieran conocer ese paraíso pueden escribirnos una solicitud al correo aulasambientales@ambientebogota.gov.co”.

Huertas de Usaquén

La Secretaría de Ambiente invita a los ciudadanos a que conozcan esta huerta institucional. Foto: cortesía SDA.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

299 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá