• Está ubicado en una de las malocas de la entidad y cuenta con 21 variedades de semillas, la mayoría nativas de Colombia como papa, maíz, quinua y amaranto.
  • El gran reservorio de semillas del Jardín Botánico de Bogotá (JBB)  funcionará como un banco de granos, tubérculos y frutos bajo la modalidad de préstamo con tiempos de devolución e intereses.
  • El próximo año serán inaugurados ocho bancos de semillas comunitarios en localidades como Ciudad Bolívar, Usme, Usaquén, Rafael Uribe Uribe, Bosa y Sumapaz.
Banco de semillas

El Jardín Botánico de Bogotá inauguró su primer banco de semillas agroecológicas

Una pequeña y rústica maloca ubicada dentro de la madre de todas las huertas urbanas de Bogotá, resguarda el nuevo reservorio de la ancestralidad, los intercambios de saberes y la seguridad alimentaria de la capital del país.

Se trata del banco de semillas agroecológicas del Jardín Botánico, un espacio donde 154 frascos de vidrio, distribuidos en varias repisas elaboradas con madera reciclada, contienen 21 variedades de granos, tubérculos y frutos.

La papa, el maíz, el frijol, la quinua y el amaranto, algunas de las semillas nativas originadas como producto de la evolución biológica de Colombia y que fueron veneradas y utilizadas sabiamente por los antepasados, son las grandes protagonistas.

Banco de semillas

Esta maloca resguarda el primer banco de semillas del JBB.

Sin embargo, este lugar que parece una antigua botica donde se vendían y preparaban medicamentos de una forma artesanal, también cuenta con semillas de varias especies foráneas que hacen parte de las tradiciones culinarias colombianas, como el cilantro y las lechugas.

Según Martha Liliana Perdomo, directora del Jardín Botánico, este emporio de semillas funcionará como cualquier banco, es decir bajo el concepto de préstamo con tiempos de devolución e intereses.

“Los ciudadanos pueden acercarse a nuestro banco y gestionar, en calidad de préstamos, determinado número de semillas por un período de tiempo que se establecerá de común acuerdo con el JBB”.

Banco de semillas

El banco de semillas del JBB cuenta con 21 variedades de granos, tubérculos y frutos.

Luego de cumplir con el plazo de tiempo pactado, las personas deberán reintegrar al banco el número de semillas que le fue dado inicialmente, además de un monto adicional que fue definido cuando se realizó la entrega.

Te puede interesar: ¡Al rescate de las semillas nativas!

“En este banco de semillas no hay sanciones moratorias: los intereses y beneficios son mutuos y los plazos son concertados con nosotros. Es un intercambio basado en la confianza, el respeto por la tradición y la valoración de la semilla”, expresó Perdomo.

Banco de semillas

Las papas nativas son grandes protagonistas en el banco de semillas del JBB.

El banco de semillas del Jardín Botánico no será el único de Bogotá. Según Jaime Aguirre, uno de los mayores referentes en semillas nativas del país y encargado de liderar este proyecto, la meta es consolidar nueve bancos.

“Siete bancos de semillas comunitarios, ubicados en las localidades de Ciudad Bolívar, Usme, Usaquén, Rafael Uribe Uribe, Bosa y Sumapaz, ya están listos para instalar y empezarán a operar el año entrante”.

Banco de semillas

154 frascos contienen semillas de 21 variedades de granos, tubérculos y frutas.

De la mano con la comunidad

El 5 de diciembre, Día Mundial del Suelo, fue la fecha escogida para realizar el lanzamiento de este banco de semillas agroecológicas de Bogotá, un evento que contó con la presencia de varios custodios y agricultores urbanos de la ciudad.

La actividad inició en el auditorio del Jardín Botánico, donde los directivos de la entidad informaron sobre la importancia que tiene este proyecto para la seguridad alimentaria, el rescate de la ancestralidad y el intercambio de saberes.

“Estos bancos nos permitirán contar con una disponibilidad de germoplasma de especies nativas y reproducidas de manera limpia para los procesos de producción agrícola. También articularán los saberes populares con los conocimientos científicos”, aseguró la directora del JBB.

Bancos de semillas

La directora del JBB lleva varias años trabajando en el tema de bancos de semillas.

El banco de semillas del Jardín Botánico se articulará con los ocho bancos comunitarios que verán la luz el año entrante, los cuales estarán a cargo de organizaciones sociales y comunitarias líderes en agricultura urbana.

“Hemos capacitado y asesorado a estos huerteros para la conformación de los bancos comunitarios. Aunque nuestra meta en el Plan de Desarrollo es consolidar nueve en la ciudad, a futuro el ideal es que todas las localidades cuenten con este proyecto”, mencionó Perdomo.

Esta no es la primera vez que Bogotá trabaja el tema de bancos de semillas. Según la directora del JBB, hace más de 15 años se lograron consolidar varias iniciativas comunitarias en localidades como San Cristóbal, Usme, Suba y Kennedy.

Bancos de semillas

Varios custodios de semillas y huerteros de la ciudad asistieron al lanzamiento del banco del JBB.

“Muchos bancos comunitarios iniciaron en esa época y algunos harán parte de este proyecto priorizado por nuestra alcaldesa Claudia López. El JBB fortalece estos procesos y hará la entrega del mobiliario y los primeros insumos para su puesta en marcha”.

Te puede interesar: La ecóloga con raíces campesinas que custodia las semillas nativas de Colombia

El intercambio y enriquecimiento de saberes serán el espíritu de los bancos de semillas de la ciudad. “Les daremos las semillas a manera de préstamo a las comunidades para que las reproduzcan y luego las traigan de nuevo a los bancos”.

Germán Darío Álvarez, subdirector Técnico Operativo del JBB, aprovechó el evento para informar sobre la importancia que tiene uno de los recursos naturales menos valorados en el país: el suelo.

Banco de semillas

El subdirector Técnico Operativo del JBB aseguró que el suelo es uno de los recursos naturales más olvidados en el país.

“El suelo es finito, se agota y demora millones de años en recuperarse. Sin embargo, le hemos dado un uso inadecuado a este recurso y por eso los fenómenos naturales, como la actual época de lluvias, arrojan eventos mucho más críticos”.

Según Álvarez, los recientes derrumbes y remociones en masa, como las presentadas en el departamento de Risaralda y el municipio de La Calera, son muestras fehacientes de las afectaciones de los suelos.

“Tampoco podemos desligar las semillas nativas y la agricultura al uso del suelo. Una muestra es la sabana de Bogotá, un sitio que ha perdido sus mejores suelos para cultivar por la acelerada urbanización”.

Banco de semillas

El primer banco de semillas del JBB cuenta con algunas variedades nativas de maíz.

El alma del proyecto

Jaime Aguirre, quien lleva años conservando y sembrando varias semillas nativas en una finca que tiene en El Verjón, es el encargado de liderar la creación y puesta en marcha de los nueve bancos de Bogotá.

“Estos bancos contarán con las semillas nativas de la Red de Custodios de Semillas de Colombia, en especial las del resguardo Cañamomo. Este proyecto se convertirá en una de las primeras experiencias urbanas en todo el mundo”.

Juan David Córdoba, ingeniero en agroecología, es su coequipero. Desde el año pasado, ambos iniciaron una serie de talleres con varias personas que viven en los sitios donde estarán ubicados los bancos comunitarios.

Bancos de semillas

Jaime Aguirre y Juan David Córdoba son los encargados de liderar la puesta en marcha de los bancos de semillas de Bogotá.

“En estos talleres los capacitamos sobre biología y botánica de las semillas; el funcionamiento de los bancos; almacenamiento adecuado y extracción de semillas; y las mejores técnicas para sembrarlas de una manera agroecológica en sus huertas”.

Según Jaime, este proyecto funcionará como un banco tradicional a través de préstamos de semillas. “Por ejemplo, si un huertero pide cinco kilos de semillas de papa, luego de sembrarlas tiene que devolver 10 kilos cuando haga la cosecha”.

Los ciudadanos deberán subir fotografías y reportar la información de todo el proceso en una aplicación que el JBB está elaborando. “Tendrán que reportar cuando siembran las semillas, crecen las plantas y los resultados de las cosechas”.

Bancos de semillas

Jamie Aguirre lleva varios años como custodio de semillas nativas.

Cada uno de los bancos comunitarios de Bogotá tendrá una estantería de dos metros de alto por uno de ancho conformada por seis repisas, donde estarán los frascos de vidrio hermético con las semillas.

Te puede interesar: Vive Vibra Verde: un colectivo de Kennedy que vive del reciclaje

“Todos los bancos contarán con parcelas productoras de semillas, es decir terrenos donde las podrán sembrar de una manera agroecológica para luego cosechar los productos y regresar el préstamo que les hicimos”.

En el lanzamiento del banco del JBB, Jaime recalcó que este proyecto tiene como prioridad las semillas nativas o criollas, tesoros que fueron olvidados durante la Revolución Industrial y que ahora son de gran valor en el país.

Bancos de semillas

El JBB tiene como meta consolidar ocho bancos de semillas comunitarios.

“Le estamos entregando a la comunidad semillas nativas de papa, maíz, frijol y tomate, insumos que vienen de organizaciones sociales como el resguardo Cañamomo, que lleva años conservándolas. El espíritu de estos bancos es cuidar la diversidad alimentaria”.

Jaime aseguró que este proyecto también busca mejorar la economía de los huerteros. “El ideal es que los custodios y comunidades que participen en los bancos puedan desarrollar emprendimientos propios con las semillas y aprendan sobre el comportamiento del mercado”.

Bancos de semillas

Los bancos de semillas también buscan generar emprendimientos agroecológicos.

Sueño cumplido

Carol Rojas, una ecóloga que lleva más de una década como custodia de semillas nativas y hace parte de la Red de Semillas Libres de Colombia, no quiso perderse la presentación del primer banco o reservorio del Jardín Botánico.

“Esta casa, banco o centro de semillas es un sueño que el JBB logró cumplir luego de muchos años de trabajo y el cual contará con todo el apoyo de la esta red nacional conformada por 745 organizaciones comunitarias”.

Bancos de semillas

Carol Rojas aseguró que este banco de semillas es un sueño cumplido de todos los custodios.

Esta bogotana se enamoró de las semillas nativas cuando veía a su abuelo guardar varios granos en la casa de su finca del municipio boyacense de Chinavita. También trabajó más de una década en el JBB en temas relacionados con la agricultura urbana.

“Por eso estoy muy contenta con ver materializado este centro de semillas en la entidad que durante muchos años fue mi segunda casa. Estoy segura que este proyecto beneficiará a las comunidades que han dedicado su vida a conservar las semillas criollas o nativas”.

Carol presentó varios de los logros alcanzados por esta red de semillas, un proceso abierto y descentralizado liderado por Swissaid Colombia y el Grupo Semillas en el que participan campesinos, indígenas, afrodescendientes, organizaciones y asociaciones.

Bancos de semillas

El lanzamiento del banco de semillas contó con un ritual ancestral muisca.

“Hemos identificado 400 variedades de maíz, 200 de papas y 200 de frijoles en Colombia, tesoros que son resguardados por nuestros guardadores. También logramos consolidar cinco escuelas regionales de semillas en el Caribe, Eje Cafetero, Boyacá, Cauca y Nariño”.

Te puede interesar: La pastusa que lleva tatuado su amor por las plantas

Luis Eduardo Tiboche, uno de los custodios de semillas de Kennedy o Techovita, y varios guardianes de otros sitios del país como el departamento de Risaralda, también asistieron al lanzamiento del banco del JBB.

Antes de ingresar a la maloca para conocer el banco, los asistentes participaron en una siembra simbólica de varias variedades de papa nativa en una de las parcelas que tiene el Jardín Botánico en su huerta urbana.

Bancos de semillas

El JBB cuenta con varias parcelas de papas nativas en su huerta urbana.

Yuly Ghiguazuque, partera muisca de la localidad de Bosa, fue la encargada de realizar el ritual ancestral. Cada persona cogió una de las papas y la sembró en la parcela como un homenaje a los campesinos e indígenas que trabajan con la tierra.

Luego de esta actividad, los custodios, huerteros y funcionarios del JBB entraron a la maloca y se sentaron en círculo para conversar durante varios minutos sobre el mundo mágico de las semillas.

Diego Huertas, chef de la entidad, deleitó a los ciudadanos con una chicha de maíz morado y un plato saludable conformado por cuadritos de papas y cubios nativos y varias de las hortalizas que se cultivan en las huertas.

Bancos de semillas

La chicha de maíz morado estuvo presente en el lanzamiento del banco de semillas.

“El nuevo sueño es que este modelo de banco comunitario se replique en las localidades de la ciudad y que el esquema de intercambio de semillas se traduzca en cultivos renovados para los huerteros urbanos”, puntualizó la directora del JBB.

Te puede interesar: Huerteras, rebeldes y emprendedoras: la historia de dos ‘Mujeres que reverdecen’

La riqueza del altiplano cundiboyacense ahora está viva en el banco de semillas agroecológicas del JBB. “Las transacciones que allí se realicen tendrán como condición que su origen sea ecológico, es decir libre de químicos y conservadas con métodos artesanales”.

Bancos de semillas

Varios custodios y huerteros conocieron el primer banco de semillas del JBB.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

1874 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá