• Estos ciudadanos de varias localidades de la capital participaron en el curso básico de agricultura urbana del Jardín Botánico de Bogotá (JBB).
  • Durante un mes aprendieron sobre propagación vegetal, contenedores, manejo de plagas y preparación de recetas saludables, clases en las que también participaron varios trabajadores del Policlínico del Olaya.
  • Con los conocimientos adquiridos en el curso, los pacientes de la unidad renal ahora van a montar huertas en los patios y terrazas de sus casas.
Huertas Rafael Uribe

16 pacientes de la unidad renal del Policlínico del Olaya se graduaron como agricultores urbanos.

Desde mediados de mayo, 16 pacientes de la unidad renal del Centro Policlínico del Olaya, ubicado en la localidad de Rafael Uribe Uribe, esperaban con ansias que llegara el jueves para llenar sus mentes con nuevos conocimientos sobre agricultura urbana.

Mientras recibían la diálisis, un tratamiento que se encarga de eliminar las sustancias dañinas de la sangre por medio de las unidades de hemodiálisis, estos ciudadanos aprendieron sobre propagación vegetal, contenedores y el manejo de plagas y enfermedades de los cultivos.

Alma Melo, técnica del Jardín Botánico, fue su profesora durante cinco jueves de mayo y junio, clases de dos horas donde vencieron el sueño causado por la diálisis para convertirse en futuros huerteros de Bogotá.

Huertas de Rafael Uribe

Estos ciudadanos hicieron el curso de agricultura urbana mientras recibían diálisis.

Este curso fue todo un reto para la experta, ya que normalmente las capacitaciones sobre agricultura urbana se realizan al aire libre y untándose de tierra. “En el Policlínico del Olaya las clases tuvieron que ser teóricas porque las personas estaban recibiendo su tratamiento”.

Te puede interesar: Menchis: el ángel de la guarda de Cerro Norte

El primer taller fue sobre la implementación de una huerta con enfoque agroecológico, es decir sin utilizar ninguna clase de químicos. “En esta clase aprendieron sobre las unidades básicas de la huerta, los sistemas de riego y el sustrato”, informó Alma.

El siguiente jueves, los pacientes de la unidad renal del Policlínico del Olaya se empaparon con varios conocimientos sobre la propagación vegetal que hace en una huerta urbana. “Les enseñé cómo propagar una planta en sistema asexual y sexual, es decir por semilla y esquejes”.

Huertas Rafael Uribe

Los pacientes aprendieron a hacer semilleros en los cascarones de los huevos.

Alma llevó varios cascarones de huevos para que sus aplicados estudiantes aprendieran a hacer semilleros en sus casas, una clase que los mantuvo bastante curiosos y despiertos a pesar del cansancio producido por la diálisis.

“En estos cascarones sembraron semillas de zanahoria y se los llevaron a sus casas. Fue una actividad muy bonita porque hicimos varios chistes sobre huevos y se les olvidó que estaban conectados a una máquina”.

Para el tercer taller, la técnica del JBB utilizó un canasto, una bolsa negra delgada y dos botellas plásticas. “El ideal era que aprendieran sobre algunos de los contenedores más utilizados en la agricultura urbana, los cuales permiten sembrar en sitios pequeños de las casas”.

Huertas de Rafael Uribe

Los tubulares fueron los contenedores favoritos de los pacientes de la unidad renal.

Los tubulares, bolsas negras ideales para sembrar lechuga, tomillo, cebolla, zanahoria, remolacha, acelga, espinaca, caléndula, perejil, menta, hierbabuena y rábano, fueron los contenedores favoritos de los pacientes.

Te puede interesar: La ingeniera agrónoma que se convirtió en un ícono de las papas nativas en Sumapaz

“En el argot popular son conocidos como chorizos. Los tubulares se pueden colgar o ubicar de forma horizontal sobre una base y a los más pequeños les caben hasta 12 plántulas. Todos los pacientes manifestaron su interés de montar estos contenedores en sus viviendas”.

Los pacientes de la unidad renal aprendieron que en una botella plástica se pueden sembrar especies de tamaños largos, como la cebolla larga, mientras que los canastos o materas sirven para las plantas anchas y con raíces de poca profundidad, como las lechugas.

Huertas Rafael Uribe

Los pacientes vencieron el sueño que causa la diálisis para aprender sobre agricultura urbana.

En el cuarto taller, estos ciudadanos conocieron sobre el manejo integral que se le debe dar a una huerta urbana. “Les enseñé sobre alelopatía, trampas cromáticas, manejo de plagas y preparación de hidrolatos y purines”.

Según Melo, varios de sus alumnos ya contaban con conocimientos sobre agricultura. “Algunos nacieron y se criaron en el campo, por lo cual el curso les permitió reencontrarse con sus raíces campesinas y aprender nuevas técnicas”.

Huertas Rafael Uribe

Un chef del JBB les enseñó a preparar varias recetas con las plantas de las huertas.

Alimentación saludable

El auditorio de la unidad renal del Policlínico del Olaya, ubicado en el cuarto piso del edificio, fue el lugar escogido por los profesionales de la clínica para realizar el quinto y último taller del curso de agricultura urbana del JBB.

El recinto lucía como el comedor de un restaurante. A los pies de la tarima había una mesa larga con varios recipientes llenos de hojas de lechugas frescas y lavadas, trozos de zucchinis, cebollas moradas y zanahorias, granos de maíz y pollo desmenuzado.

Al frente del mesón fue ubicada otra mesa rectangular cubierta por un mantel y con varias sillas a su alrededor. Las banderas de Colombia y de la clínica y varios globos azules y blancos, le dieron color al auditorio.

Huertas Rafael Uribe

El último taller del curso de agricultura urbana fue sobre alimentación saludable.

Diego Huertas, chef del Jardín Botánico, esperaba la llegada de los pacientes para comenzar con su clase sobre preparación de alimentos saludables, la cual también contó con la presencia de siete trabajadores de la clínica que hicieron el curso de agricultura urbana.

“Hoy vamos a aprender a hacer unos wraps muy especiales. En este plato la protagonista indiscutible es la lechuga, una de las hortalizas que más se siembra en las huertas urbanas de Bogotá”, dijo el chef.

Te puede interesar: Las aguerridas mujeres que florecieron en las huertas de Ciudad Bolívar

Mientras los pacientes observaban con curiosidad, Diego fue armando el wrap. “Primero cogemos varias hojas de lechuga y sobre ellas ponemos los trozos de cebolla, zucchini, zanahoria y pollo. Por último aplicamos una salsa natural y hacemos la envoltura con las lechugas”.

Huertas Rafael Uribe

Los pacientes de la unidad renal aprendieron a hacer wraps con lechugas de las huertas.

En el taller, el chef también les informó a los pacientes sobre las propiedades de algunos de los ingredientes del wrap. “La lechuga disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas; el zucchini ayuda a prevenir el estreñimiento; la cebolla morada es un excelente diurético; y el maíz es un antioxidante”.

Según Yazmín González, trabajadora social de la clínica que se encargó de contactar al JBB para hacer el curso de agricultura urbana, estos nuevos conocimientos son fundamentales para la salud de los pacientes de la unidad renal.

“La dieta nutricional de estos pacientes es muy especial y restringida. Por eso, en el curso de agricultura urbana conocieron algunos de los alimentos que pueden sembrar de una manera agroecológica en sus propias casas”.

Huertas Rafael Uribe

Los pacientes recibieron un reconocimiento por participar en el curso de agricultura urbana del JBB.

Los alumnos se deleitaron con la explosión de sabores del wrap de lechuga. “Yo pensaba que la lechuga era solo para las ensaladas y las hamburguesas. Este wrap es muy saludable y además delicioso; la salsa le da un sabor muy rico”, dijo Indira Ruiz.

Al finalizar el taller de alimentación saludable, Alma Meló volvió a dirigirse a sus estudiantes para agradecerles por su compromiso, disciplina y fortaleza en las sesiones del curso básico de agricultura urbana.

“Estoy segura que estos nuevos conocimientos los van a aplicar en sus casas. Aunque hoy termina oficialmente este curso, una de las experiencias más maravillosas que he vivido, seguirán contando con el apoyo del Jardín Botánico”.

Huertas Rafael Uribe

Las clases del curso de agricultura urbana se realizaron en la unidad renal del hospital.

Nuevos huerteros

El pasado martes 12 de julio, Alma volvió al Policlínico del Olaya para entregarles los diplomas del curso básico de agricultura urbana a sus 23 estudiantes: 16 pacientes de la unidad renal y siete trabajadores del hospital.

La graduación empezó a las nueve de la mañana, cuando los ciudadanos terminan las cuatro horas de diálisis y se disponen a dirigirse a sus casas acompañados por algunos de sus familiares o en las rutas que tiene el hospital.

Las directivas del Policlínico compraron una torta para compartir con los pacientes. Cada vez que uno salía de la unidad renal, Alma, la trabajadora social Yazmín González y el psicólogo Juan Guillermo López, se encargaron de darles los diplomas.

Huertas Rafael Uribe

El JBB les enseñó a los pacientes a sembrar en varios contenedores.

La mayoría de los pacientes de la unidad renal van a montar huertas urbanas en sus casas. “Ya tenemos los datos de los interesados y muy pronto los vamos a visitar para comenzar con el montaje de las huertas caseras; ahora van a ser nuevos huerteros de la ciudad”, dijo Alma.

Mario Calderón, habitante del barrio Juan Rey, será uno de ellos. Aunque lleva décadas sembrando cilantro, habas, ají y cebolla en un lote cerca de su casa, ahora quiere montar una pequeña huerta dentro de su casa.

Te puede interesar: La Española: una huerta de Engativá custodiada por guardianes comunitarios

“En este curso aprendí que se puede sembrar en áreas muy pequeñas y dentro de las casas. Por eso, ya estoy preparando todo para montar mi huerta casera con tubulares y botellas plásticas, un trabajo que contará con la ayuda de los expertos del JBB”.

Huertas Rafael Uribe

Estos ciudadanos recibieron un taller sobre alimentación saludable.

Rodrigo Mendieta, quien cuida meticulosamente el semillero de zanahoria que tiene en su casa, ubicada en la localidad de Suba, también recibirá la visita de los profesionales del Jardín Botánico para sembrar en varios contenedores.

“No tengo terraza o patio amplio en la casa, por lo cual Alma me dijo que podía sembrar en tubulares o botellas. Estoy muy interesado en crear mi huerta casera para tener alimentos sanos y libres de químicos”.

Floer Caicedo aseguró que este curso de agricultura urbana le permitió volver a conectarse con sus raíces campesinas de Chaparral, municipio del Tolima donde nació. “Desde hace varios años vivo en Ciudad Bolívar y allí no sabía cómo cultivar. La profesora Alma me enseñó a hacerlo en espacios reducidos”.

Este joven espera la llegada de los profesionales del JBB para montar su propia huerta urbana. “A mi esposa le gustan mucho las plantas y queremos tener una pequeña huerta para alimentarnos mejor. Este curso me gustó mucho porque además me mantuvo entretenido durante las horas de la diálisis”.

Huertas Rafael Uribe

Estos pacientes elaboraron semilleros en cascarones de huevos.

Sigue la alianza

El Jardín Botánico y el Centro Policlínico del Olaya seguirán trabajando mancomunadamente. Además de realizar cursos básicos de agricultura urbana en otras unidades de la clínica, ya está contemplada la creación de una huerta urbana en sus instalaciones.

“Vamos a montar una huerta en el primer piso de la torre 4, la cual contará con la participación de los pacientes. El diseño será definido con la asesoría del JBB y se convertirá en un lugar de encuentro para los visitantes, pacientes y trabajadores de la clínica”, dijo Yazmín González.

Te puede interesar: La ‘matrona’ de un colectivo de jóvenes que puso fin a una olla de vicios en Bosa

Según Alma, la primera huerta del Policlínico del Olaya tendrá a las plantas medicinales, aromáticas y ornamentales como protagonistas. “Veo a este espacio como un jardín productivo lleno de plantas con flores hermosas y varias aromáticas y medicinales”.

Huertas Rafael Uribe

Alma Melo, técnica del JBB, fue la encargada de realizar el curso de agricultura urbana.

La trabajadora social del hospital aseguró que otros 20 pacientes que también reciben diálisis en la unidad renal quieren hacer el curso de agricultura urbana del JBB para convertirse en futuros huerteros.

“Estamos organizando la logística para que estos pacientes aprendan sobre agricultura urbana. Lo más probable es que realicemos el curso a mediados de septiembre y esperamos hacerlo en el auditorio de la unidad renal”.

Jhon Barros
Author: Jhon Barros

157 visitas
0

Jardín Botánico de Bogotá